Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
LEAP Scandinavia se ha presentado en Oslo
Autor: Scarlet Palmer  13/12/2017 - 13:40:00

Law Enforcement Against Prohibition se está convirtiendo rápidamente en una organización mundial. La presentación de LEAP Scandinavia en noviembre de 2017 convierte a los países nórdicos en lo que podría ser uno de los ejércitos más importantes que luchan en contra de la guerra contra las drogas – y están de nuestra parte. 

Puede que pienses que law enforcement against prohibition (cuerpos policiales contra la prohibición, en español) suena paradójico, incluso absurdo. Investiga un poco sobre los problemas causados por las leyes que prohíben el consumo de drogas y enseguida te queda claro por qué las personas encargadas de hacer cumplir esas leyes y evitar que las drogas perjudiquen a la sociedad le dicen a la sociedad que las leyes no funcionan. De hecho, están empeorando mucho más las cosas. 

¿Cómo surgió LEAP?

LEAP se fundó en los Estados Unidos en 2002 de la mano (te lo creas o no) del Capitán de Policía retirado Peter Christ, quien siempre había pensado que “esta guerra contra las drogas era una puta tontería“. Se inspiró en el grupo Vietnam Veterans Against the War. Cuando se expresaron públicamente, nadie sugirió que no entendieran la naturaleza del combate. Christ había pasado 20 años en el cuerpo de policía de un pequeño pueblo en el estado de Nueva York. Cuando se manifestó acerca de la naturaleza de la violencia y la delincuencia relacionada con el negocio de las drogas, la gente tuvo que escucharle.

Neil Woods y Suzanne Sharkey de LEAP UK

Neil Woods llegó a un punto similar después de 14 años trabajando como agente secreto de la Brigada de Drogas en el Reino Unido. No hay un puesto más de primera línea para las fuerzas del orden público que se ocupan de la prohibición de drogas que vivir esta doble vida, haciéndose pasar por adictos al crack y a la heroína, sabiendo que, si te descubren, casi seguro que te matarán. Woods sufrió la escalada de las guerras de la droga, la guerra contra los consumidores de drogas y las guerras de pandillas por el control del tráfico de drogas, increíblemente lucrativo, hasta niveles terroríficos de brutalidad. Su libro “Good Cop, Bad War” trata sobre el tiempo que pasó en la policía, y es una lectura absolutamente apasionante.

Las tácticas policiales sólo han intensificado la guerra contra las drogas

La escalada continúa a día de hoy. Las técnicas y tácticas inventadas e iniciadas por Woods, al comienzo de su carrera como agente infiltrado, se han mejorado y perfeccionado, pero la violencia despiadada de las contramedidas utilizadas por los capos con los que intentaba acabar ha mantenido el ritmo. Su tiempo infiltrado realmente ha exacerbado los mismos desastres que esperaba evitar. Finalmente, se enfrentó a la única conclusión sensata: la forma de terminar la guerra era poner fin a la prohibición. Dejó la policía en 2011. Un año después, fundó Law Enforcement Against Prohibition UK. En febrero de 2016, la presentación oficial tuvo lugar en la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido.

El 24 de noviembre de 2017, se encuentra de píe en un escenario de Oslo para anunciar la creación de Law Enforcement Against Prohibition Scandinavia. Junto a él está Suzanne Sharkey, miembro de LEAP UK y una persona con más experiencia que Neil en lo que respecta al daño que la prohibición de las drogas causa. Ella también fue miembro de la policía y trabajó como agente encubierto de la Brigada de Drogas; hoy también cree que sus acciones causaron más daño que bien, y está intentando enmendarlas. Pero lo primero que dice en su intervención inaugural a la audiencia de la primera Nordic Reform Conference no es sobre LEAP. Cuenta que lleva tiempo en un programa de recuperación y que no ha consumido alcohol ni ninguna otra droga durante nueve años.

“Malvada y perversa, llena de culpa y vergüenza”

De manera casual, le cuenta a la audiencia que intentó suicidarse más de una vez. Que fue expulsada de los grupos de recuperación y de los programas de abuso de sustancias, por recaer. Que fue estigmatizada por la sociedad, y “se sintió malvada y perversa, llena de culpa y vergüenza”. Que fue arrestada, declarada culpable y encarcelada por delitos relacionados con el abuso problemático de sustancias. Que se quedó sin casa. Que tiene hijos. Que ninguna de estas cosas la disuadió de continuar en un camino de autodestrucción y desesperación; ni tampoco la ayudaron a dejarlo finalmente.

Encerrar a la gente pobre y vulnerable que necesitaba ayuda

Sólo cuando comenzó a recuperarse en toda regla, Suzanne Sharkey empezó a cuestionarse si las cosas podrían haber sido diferentes para ella y, por extensión, para los miles de personas como ella, incluidas todas las personas a las que había arrestado. Se dio cuenta de que había estado encerrando a gente pobre y vulnerable, con poca o ninguna esperanza. Se les estaba criminalizando cuando necesitaban ayuda. Además, no había cambiado nada en lo que respecta a la cantidad de drogas, o la cantidad de consumidores, en la sociedad que intentaba proteger.

Es prácticamente imposible no sentir compasión por Neil y Suzanne, y admiración también. Tras haberse dado cuenta de lo que tiene que ocurrir, de que todas las ramas diversas de los cuerpos y fuerzas de seguridad tienen que unirse contra la prohibición, o todos vamos a seguir sufriendo – ahora luchan por ello con la misma tenacidad con la que solían ir tras los consumidores de drogas. Y la voz se está corriendo. Cada vez más profesionales de los cuerpos policiales hacen caso a este llamamiento. LEAP Scandinavia es prueba de ello, y en un momento oportuno; los países escandinavos tienen una tasa más elevada de muertes relacionadas con las drogas que la mayoría de los países europeos.

Bård Dyrdal ha tomado un camino difícil para formar LEAP Scandinavia

El agente de policía Bård Dyrdal, anunciando la creación de LEAP Scandinavia en la Nordic Reform Conference en Oslo

Sin duda, esto forma parte de la motivación de Bård Dyrdal, el agente de policía noruego al que Neil entrega el micrófono y cede el escenario, mientras la audiencia de la Nordic Reform Conference aplaude. Es un hombre que ha tomado un camino difícil. Su valentía se pone de manifiesto al mostrarse tan franco en lo que respecta a la política de drogas con los políticos, con el público y con la policía, mientras sigue siendo agente de policía. Este principio le ha hecho impopular entre algunas personas de cada uno de estos grupos. Sin embargo, con el apoyo de LEAP UK y de bastantes colegas escandinavos, la presentación y puesta en marcha de LEAP Scandinavia es, por fin, una realidad.

Al observar a Bård Dyrdal, tienes la sensación de que lo que ves es lo que hay. No es un hombre que persiga la fama ni el poder político. Si fuera actor, le darían el papel de policía experimentado y honorable, con exceso de trabajo, un poco de sobrepeso, la camisa un poco arrugada y una ética absolutamente intacta. Dudo mucho que haya engañado a nadie si hubiera trabajado de encubierto. Pero está claro que no tiene miedo de hablar en público, ni de pasar a la acción, ya que se encuentra literalmente en el foco de atención, y explica que conoció a Neil Woods en agosto de 2017 cuando Neil vino a Oslo para realizar una presentación sobre LEAP. Un mes después, junto con unos cuatro agentes de policía más, Bård Dyrdal fundó LEAP Scandinavia (parece que, si es ambicioso en algo, no es en restringir la reforma de las políticas de drogas en Noruega). Ya tienen miembros daneses. La confesión de Dyrdal de que “sueco, no tanto” provoca una carcajada, “pero ya veremos”.

Una política de drogas humana y basada en el conocimiento para los países escandinavos

Así resume la pertenencia a LEAP Scandinavia, “somos gente que queremos una política de control de drogas humanitaria y, ante todo, basada en el conocimiento”, continúa. Merece la pena recordar que, para los cuerpos policiales, esta es una afirmación radical. No es la última que hace. Al considerar el consumo de drogas un problema de salud pública, argumenta que los recursos asignados a la aplicación de la ley para la prohibición sería mejor destinarlos al servicio sanitario. Esto no es algo popular para un oficial de policía, explica irónicamente. Bård Dyrdal tiene colegas que quieren condenas más largas para los consumidores de drogas; dinero para “herramientas más potentes en el arsenal”. Inspirado por LEAP UK, lo que Dyrdal y los demás miembros de LEAP Scandinavia quieren es ver qué es lo mejor para la sociedad en general – “y al final todos nos beneficiaremos de ello”. Incluso la policía”. Desde un punto de vista policial, abogan por formas mejores, y más seguras, de abordar las cuestiones relacionadas con las drogas, y no ven el castigo como la mejor manera de ayudar a alguien que tiene un problema con dichas sustancias. Con el aire por excelencia de un detective que inspecciona la escena de un crimen y entrevista a un testigo poco convincente, pregunta: “¿Debe el estado realmente perjudicar a la gente para que la gente no se perjudique a sí misma?” Bård Dyrdal niega con la cabeza. “No lo entiendo”.

Noruega podría abrir el camino a otros países

Actualmente, la policía de Noruega está arrestando a más gente que nunca antes, pero las tasas de consumo de drogas no disminuyen. Las tasas de sobredosis tampoco se han reducido de forma significativa. Regular las drogas del modo en que se regula el alcohol sería un gran paso adelante. Bård quiere que Noruega se ponga no sólo al nivel de otros países, sino que esté a la cabeza de la reforma de la política de drogas. Menciona a Portugal como un ejemplo de progreso, pero no cree que haya ido lo bastante lejos. La despenalización es mejor que la prohibición, pero únicamente la regulación puede llegar de verdad a la raíz del problema. LEAP Scandinavia está aumentando su número de miembros rápidamente, y se espera firmemente que puedan poner en práctica sus objetivos a toda velocidad.

Hay otro beneficio para esta red nórdica que Bård Dyrdal no menciona, pero del que Neil Woods es muy consciente: un sentido de comunidad entre los profesionales de las fuerzas de la ley que están en contra de la prohibición. El uso de drogas, incluso la variedad problemática (que representa sólo cerca del 10%), suele crear comunidades. Esas comunidades generalmente coinciden en que la prohibición perjudica más de lo que beneficia. Para ser un profesional de los cuerpos y fuerzas policiales, incluso pensar, y mucho menos decir, lo mismo debe dejarte muy aislado. A Bård Dyrdal sus compañeros le han llamado disidente. En un momento concreto, optó por retirarse del debate sobre la política de drogas y dejar de opinar sobre lo que pensaba debido al clima emocional de la comisaría de policía donde trabajaba.

El fin del aislamiento

LEAP Scandinavia necesita personas como Bård Dyrdal, al igual que LEAP UK necesita personas como Suzanne Sharkey y Neil Woods. Parece obvio ahora que estas personas necesitan organizaciones como LEAP, para que puedan encontrarse, hacerse fuertes y trabajar para poner fin a la prohibición – como hace la gente que disfruta de las drogas. Sensi Seeds felicita a LEAP Scandinavia en su presentación, les desea todo lo mejor para el futuro y seguirá informando sobre sus actividades.

The post LEAP Scandinavia se ha presentado en Oslo appeared first on Sensi Seeds Blog.

Artículo original en sensiseeds.com:LEAP Scandinavia se ha presentado en Oslo

..

©2018 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad