Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
Alemania – La granja de marihuana legal más grande de Europa se traslada a un antiguo búnker nuclear
Autor: Alan Martínez 09/11/2017 - 07:00:00

Christoph Rossner utiliza una antigua base aérea de la OTAN en su búsqueda para convertirse en el principal cultivador de marihuana medicinal de Alemania. 

“Sé que estamos planeando cultivar yerba, pero trabajar aquí no será sólo una gran fiesta”, dice Christoph Rossner mientras camina hacia la entrada de un búnker nuclear abandonado, en la tranquila campiña del sur de la región alemana de Allgäu.

De 1956 a 2003, el búnker formó parte de la base militar de Memmingen, desde donde la OTAN planeaba lanzar armas nucleares en caso de que la Guerra Fría se intensificara. Está abandonado ahora, pero no por mucho tiempo si Christoph Rossner puede evitarlo. El empresario de 47 años quiere transformar el búnker en la plantación de cannabis más grande de Alemania, y trabajará junto con el gobierno bávaro para que eso suceda.

Una de las muchas puertas con cerradura de aire entre cuartos

Desde marzo de 2017, es legal obtener cannabis medicinal en Alemania con receta médica. Rossner quiere aprovechar la nueva ley y convertirse en el líder legal alemán en cultivo de marihuana. Sus ambiciones no se basan necesariamente en delirios de grandeza: la legalización abrió un mercado potencialmente enorme. El Observatorio Alemán del Abuso de Drogas y Estupefacientes (DBDD, por sus siglas en inglés) descubrió que sólo en 2015, casi 5 millones de alemanes habían fumado cannabis al menos una vez ese año, y eso es sólo la gente dispuesta a admitirlo.

El búnker nuclear donde Rossner espera iniciar su imperio es una estructura intimidante de 164 pies de largo y 49 pies de alto, con pozos de ventilación como una fortaleza medieval. “Creo que nuestras plantas estarán bastante seguras dentro de estas paredes”, dice Rossner con una sonrisa.

Christoph Rossner caminando por uno de los pasillos del búnker hasta el atrio principal.

A medida que pasamos por una de las enormes puertas -190 toneladas de acero endurecido, de 26 pies de ancho y casi un pie de grosor, deja salir un gruñido mecánico fuerte. Desde allí, atravesamos otra puerta, antes de llegar al atrio principal. Cualquier empleado futuro de la compañía de Rossner, Bunker PPD, tendrá que dejar atrás sus bolsas y ropa al entrar en la instalación, cambiarse a monos de trabajo y que le hagan un escaneado de sus huellas dactilares. El gobierno alemán diseñó esas medidas de seguridad extensivas para reducir las posibilidades de que cualquier producto abandonara ilegalmente los laboratorios de cannabis.

Rossner me lleva hasta el antiguo cuartel de la tripulación y un centro de radiocontrol. El techo sobre nosotros está hecho de hormigón armado de cinco pies de espesor. El espacio se siente apretado y asfixiante, casi te sientes como si necesitaras agacharte cuando caminas por ahí.

La planificada finca de cannabis formará parte de un estudio para investigar los efectos de diferentes cepas de marihuana medicinal y desarrollar estándares de calidad para cada cepa. La investigación se realizará en colaboración con la Universidad Técnica de Munich y la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá.

A través del estudio, Rossner espera proveer a 150 pacientes con cannabis cultivado en su búnker. Si tanto la investigación como la necesaria producción de marihuana son aprobadas por el Instituto Federal de Drogas y Servicios Médicos y la Junta Federal de Estupefacientes en Alemania, Bunker PPD, podría empezar a suministrar a los clientes con marihuana medicinal para marzo de 2018.

A la izquierda, Christoph Rossner de pie en su futura granja de marihuana. A la derecha, un antiguo centro de radio control

Rossner es un firme creyente en los poderes curativos de la marihuana. Cuando tenía 18 años, su hombro izquierdo fue aplastado por una viga de acero durante su aprendizaje en una empresa de mecánica industrial. Fumaba para aliviar el dolor crónico que estaba experimentando como resultado del accidente, y aún lo hace hasta el día de hoy. La única diferencia ahora es que ahora obtiene su hierba legalmente con una receta. “En caso de que te lo preguntes, estoy colocado ahora mismo”, admite.

En 1994, el Tribunal Constitucional Federal de Alemania legalizó a las personas que llevaban una pequeña cantidad de cannabis, entre cinco y diez gramos, dependiendo de la región alemana. A finales de los años 90, Rossner aprovechó el aumento de la demanda estableciendo una farmacia ilegal de “hierba”. Su base de datos de clientes creció constantemente e incluyó pacientes con cáncer y artritis. Pero al final, la policía también vino a verlo. En 2000, fue condenado a dos años y un mes de prisión. Acabó pasando cinco meses allí y cuatro meses en terapia.

Si en cualquier punto la energía fallara, Rossner puede confiar en cuatro generadores diesel para abastecer su plantación de cannabis con la luz necesaria.

Ahora que la marihuana medicinal es legal en Alemania, las autoridades estiman que el país necesitará 4.400 libras de marihuana por año para el año 2021 para poder abastecer adecuadamente a todos los pacientes. Rossner cree que los funcionarios están estructuralmente subestimando la cantidad de personas que recurrirán a la droga para obtener ayuda una vez que sea legal. Estima que Alemania necesitará producir seis veces esa cantidad: más de 13 toneladas de marihuana.

A la izquierda, uno de los pasillos del búnker. A la derecha, uno de los muchos dibujos que los soldados han dejado en las paredes

Descendemos más profundo en la cripta. Es bastante desolador aquí, un sentimiento que sólo se ve reforzado por dibujos en las paredes, hechos hace años por soldados aburridos. Pasamos por un espacio lleno de bóvedas del tamaño de contenedores de transporte. Aquí, el plan es que los químicos clonen cepas de cannabis altamente potentes. El horno industrial que se encuentra al lado del espacio fue utilizado una vez para destruir materiales tóxicos a temperaturas de 1.600 grados, pero estos incineradores de grado militar ahora se instalarán para quemar cualquier excedente de cannabis -otra exigencia del estado.

Un espacio que servirá para albergar una de las 80 cepas de marihuana medicinal que se desarrollará en el búnker.

Pero Rossner tiene un largo camino por delante. Mientras salimos del búnker y volvemos a la luz del sol, me dice que sus abogados están preparando una demanda contra el Instituto Federal de Drogas. La agencia está exigiendo a los productores potenciales de marihuana medicinal que demuestren que ya han cultivado, procesado y entregado al menos 110 libras de cannabis en los últimos tres años. Considerando que ha sido ilegal producir en Alemania hasta ahora, Rossner no puede entender por qué el gobierno esperaría que alguien lo hubiera hecho, y mucho menos mantener una especie de rastro en papel.

El búnker nuclear del exterior

Mientras espera a que las autoridades alemanas aprueben su plan, Rossner sigue atento a sus competidores. En los EE. UU., varias empresas están comprando sistemáticamente pequeños productores, una dinámica que podría extenderse y hacerse cargo del mercado alemán. Aunque su laboratorio aún no existe y no hay nada que comprar, Rossner ya me dice que no lo van a comprar. Quiere hacerlo en sus propios términos, en su propio búnker nuclear.

Fuente: Vice  –   Fotos: Vice.com

Esta entrada Alemania – La granja de marihuana legal más grande de Europa se traslada a un antiguo búnker nuclear se publicó por primera vez en Blog cannabico....

Artículo original en demarihuana.es:Alemania – La granja de marihuana legal más grande de Europa se traslada a un antiguo búnker nuclear



info
Total páginas / idioma:   25'805 / 2'281
En el archivo :   46'558
Páginas últimas 24 horas:   23
Páginas de este mes:   789
Vistas:   5'750'951
Vistas en el archivo:   9'965'983

©2017 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad