Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
EE.UU. prevé aumento de cultivos y producción de cocaína en Colombia pese al Acuerdo de Paz firmado con las Farc
Autor: Ariel Cabrera 24/10/2017 - 13:58:00

–El gobierno de los Estados Unidos prevé un incremento de los cultivos de hoja de coca y de la producción de cocaína en Colombia por lo menos hasta el 2018. Al mismo tiempo advirtió que las implicaciones del acuerdo de paz firmado con las Farc, a largo plazo en el tráfico de dogas, “no son certeras” 

En un informe de la agencia antidrogas DEA, señala que que los cultivos de hoja de coca en Colombia aumentaron 18 % en 2016, pasando de 159 mil hectáreas a 188 mil, mientras la producción de cocaína creció en un 35 % entre 2015 y 2016, pasando de 250 toneladas a 710 toneladas. 

El reporte subraya que “los actuales niveles de producción son los más altos reportados” y responsabiliza de ello principalmente, al Clan del Golfo, a las bandas criminales y a las Farc. 

De hecho destaca que el mercado de la cocaína, continúa siendo dominado por Colombia “debido a su experiencia y sus largas relaciones de trabajo con traficantes del Caribe, Centroamérica y México”. 

“Mientras los grupos mexicanos dominan la distribución de la cocaína colombiana en Estados Unidos, los carteles colombianos continúan controlando su producción y suministro”, reseña.

De acuerdo con la DEA, el 92 por ciento de la cocaína que fue incautada entre 2015 y 2016 en Estados Unidos provenía de Colombia.

“Colombia continúa siendo la principal fuente de la cocaína decomisada a nivel nacional. Análisis preliminares indican que, en 2016, aproximadamente 92 % de las muestras de cocaína decomisada en Estados Unidos fueron de origen colombiano, 6 % fueron de origen peruano y 2 % de origen desconocido”, precisa el informe.

“Estados Unidos puede esperar ver incrementados los niveles de cocaína, al menos hasta 2018. Mientras los cultivos y la producción de cocaína en Colombia aumenten, es muy probable que EE.UU. vea un incremento en las muertes relacionadas con la cocaína y nuevos consumidores”, añade.

El informe de la DEA corresponde a la Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas (NDTA) 2017, que describe los riesgos que representan para los Estados Unidos el narcotráfico nacional e internacional y el abuso de drogas ilícitas.

“Este informe subraya el alcance y la magnitud de la crisis actual de opiáceos en los Estados Unidos”, señala en el comunicado el Administrador Interino de la DEA, Robert Patterson.

“La información en el informe representa los datos recopilados durante el año pasado, pero de importancia crítica es la información en tiempo real que obtenemos todos los días de nuestros socios. Nunca ha sido un momento más importante para usar todas las herramientas a nuestra disposición para luchar contra esta epidemia, y debemos permanecer firmes en nuestra misión de combatir todas las drogas peligrosas de abuso”, precisa.

Agrega que en los últimos 10 años, el panorama de las drogas en los Estados Unidos ha cambiado, y la amenaza de los opioides, incluidos los medicamentos con receta controlada (CPD), el fentanilo y otros opiáceos sintéticos y la heroína, alcanza niveles epidémicos e impacta en partes importantes de los Estados Unidos. Si bien la actual crisis de opiáceos ha recibido una atención significativa, otras drogas de abuso siguen siendo prevalentes. Estos incluyen metanfetamina, cocaína, nuevas sustancias psicoactivas (NPS) y marihuana. Además, las muertes por envenenamiento por drogas son la principal causa de muerte por lesiones en los Estados Unidos; actualmente se encuentran en su nivel más alto jamás registrado y, todos los años desde 2011, han superado en número a las muertes por armas de fuego, accidentes automovilísticos, suicidios y homicidios.

La amenaza de la cocaína continúa rebotando. La disponibilidad y el uso de cocaína han aumentado significativamente, en parte debido a los incrementos récord en el cultivo de coca y la producción de cocaína en Colombia, la principal fuente del mercado de la cocaína en los Estados Unidos.

Los NPS, productos artificiales que imitan los efectos de las sustancias controladas, siguen siendo un desafío. Las NPS más comúnmente abusadas en los Estados Unidos incluyen cannabinoides sintéticos y catinonas, que están disponibles en China y se envasan en una variedad de formas a nivel nacional. Los traficantes continúan modificando las fórmulas químicas de NPS para crear nuevas sustancias para eludir las regulaciones y expandir su mercado.

La producción de marihuana en los Estados Unidos ha aumentado y la discusión nacional sobre los esfuerzos de aplicación de la marihuana continúa evolucionando. La demanda del usuario de formas concentradas de marihuana ha continuado.

Los cárteles mexicanos siguen siendo la mayor amenaza criminal de drogas en los Estados Unidos. Los cárteles son las principales fuentes de drogas al por mayor para las pandillas domésticas responsables de la distribución a nivel de calle. El Cartel de Sinaloa mantiene la huella más expansiva en los Estados Unidos, mientras que el Cártel de Nueva Generación de Jalisco ha aumentado su presencia en los Estados Unidos.

En cuanto a Colombia, el informe detalla que las “Transnational Criminal Organizations, TCO”, mantienen el control sobre la producción y el suministro de cocaína a sus similares mexicanas. Las TCO colombianas más pequeñas mantienen las “tuberías” (como oleoductos) directas de cocaína y heroína en los Estados Unidos a través de correos y tráfico marítimo, así como carga aérea en vuelos comerciales.

Algunas TCO colombianas también mantienen una presencia de los EE. UU paara ayudar en el lavado de ganancias ilícitas.

Además subraya que el cultivo de coca y la producción de cocaína en Colombia, la principal fuente de suministro de cocaína en los Estados Unidos, seguirá en aumento.

La DEA pronostica que la disponibilidad y el consumo de cocaína, que “aumentaron entre 2015 y 2016”, seguirán creciendo “a corto plazo”, y achaca esa tendencia a “niveles elevados de cultivo de cocaína y producción potencial pura en Colombia”, de donde proviene el 92 % del total de esa droga incautada en Estados Unidos.

En 2016, los cultivos ilícitos de coca en Colombia alcanzaron la cifra récord de 188.000 hectáreas, con una producción potencial de cocaína de 710 toneladas métricas.

“Los cultivos de coca en Colombia se expandirán probablemente en 2017, debido en parte al auge en los beneficios para los agricultores”, que aumentaron “más del 120 % entre 2012 y 2016”.

Mapa de la DEA con las zona cocaleras

Los carteles mexicanos siguen siendo “la mayor amenaza criminal relacionada con las drogas” en Estados Unidos y entre ellos el más prevalente es el de Sinaloa, seguido por Jalisco Nueva Generación, y en menor grado por los carteles de Juárez, del Golfo, Los Zetas y la organización Beltrán-Leyva, de acuerdo con el informe.

Aunque el principal método de los carteles para hacer llegar las drogas a EE.UU. sigue siendo ocultarlas en vehículos de pasajeros o disolverlas en líquidos, sus técnicas se han diversificado hasta recurrir incluso a drones que cruzan la frontera, o a túneles subterráneos (entre 1990 y 2017 se descubrieron 231 de ellos).

En el informe, la DEA reseña que las TCO colombianas continúan impactando a los EE. UU. con el mercado ilícito de drogas, aunque en menor medida que en los años ochenta y noventa.

La desaparición de los carteles criminales de droga más grandes y estructurados, como los Medellín, Cali y Norte del Valle –dice–, dio como resultado que las TCO mexicanas asumieran el papel de los principales exportadores de cocaína al por mayor en los mercados de EE. UU.

De acuerdo con la DEA, la mayoría de la cocaína introducida de contrabando en los Estados Unidos por las TCO mexicanas es de origen colombiano.

Mientras que las TCO mexicanas dominan la venta al por mayor distribución de cocaína colombiana en el Estados Unidos, las TCO colombianas continúan controlando su producción y suministro.

TCO colombianas a gran escala

Luego hace la siguiente reseña:

En 2016, el narcotráfico colombiano fue dominado por varias Bandas Criminales (Bandas Criminales o BACRIM), además del Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los BACRIMs, compuesto principalmente de desmovilizados miembros de las Fuerzas de Autodefensa Unidas de Colombia (AUC), están actualmente aliados y trabajando en asociación con las FARC.

Las TCO mexicanas compran grandes cantidades de cocaína, a las TCO colombianas, que exportan esos narcóticos a América Central y México para introducirlas de contrabando a los Estados Unidos.

Además, las TCO colombianas enrutan la cocaína y envíos de heroína a través del Caribe donde las TCO locales los reciben y los transportan en los Estados Unidos.

Clan del Golfo – El Clan del Golfo, también conocido como Los Urabeños, Clan del Golfo y Clan Úsuga, ha evolucionado en las BACRIM más grandes de Colombia con una presencia nacional cohesionada.

Donde otras TCO operan como una coalición de múltiples grupos más pequeños que comparten un objetivo común, el Clan del Golfo funciona como una estructura altamente estructurada y una empresa criminal centralizada.

El Clan del Golfo es un vástago moderno del ahora sin éxito AUC, un grupo paramilitar formado en la década de 1990 para combatir la amenaza de las guerrillas marxistas.

Similar según el modelo de las AUC, el Clan del Golfo depende de actividades de tráfico de drogas y un marco de estilo militar para mantener la operabilidad Desde que surgió a mediados de la década de 2000, el Clan del Golfo se ha expandido a lo largo de el norte de Colombia y otras regiones, principalmente capitalizando la desaparición de BACRIM rivales.

Con un alcance nacional, la base de poder del Clan del Golfo se encuentra en su región natal de Urabá en el noroeste Colombia. Desde esta ubicación estratégica, el Clan del Golfo envía grandes cantidades de cocaína por vía marítima a las cercanías de Panamá y otros países de América Central de manera regular.

FARC – Desde 2014, las negociaciones de paz entre el Gobierno de Colombia (GOC) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), han exacerbado el problema de la coca ilícita cultivo en Colombia.

Algunos elementos de las FARC alentaron a los cultivadores de coca a plantar más coca, ostensiblemente motivado por la creencia de que la inversión y los subsidios posteriores al acuerdo de paz del Gobierno de Colombia se centrarían en áreas con la mayor cantidad de coca.

Además, el Gobierno colombiano alivió la erradicación operaciones en áreas controladas por las FARC para disminuir el riesgo de conflicto armado durante las negociaciones de paz.

El acuerdo final de paz, firmado por ambas delegaciones el 24 de noviembre de 2016, incluyó garantías de que las FARC pondrían fin a todas las operaciones de drogas ilícitas y establecerían una alternativa y alternativa de cultivo de coca.

El gobierno colombiano mantiene el derecho de erradicar los cultivos ilícitos de cualquier productor que no cumpla con los requisitos.

La implementación total llevará muchos años. Es probable que algunos segmentos de ex combatientes de las FARC continúen participando en el tráfico de drogas y otras actividades delictivas, pero el grado en que esto ocurra puede depender sobre la efectividad de la implementación del acuerdo de paz.

Colaboración con TCO mexicanos

Las TCO colombianas dependen de una asociación de trabajo con TCO mexicanas para exportar cocaína desde Colombia a los mercados de EE. UU. Mientras que las TCOs colombianas controlan la producción y el envío de la mayoría de la cocaína destinada a consumo en los Estados Unidos, las mexicanas son responsables de su exportación a y distribución a lo largo de los Estados Unidos.

Las TCO mexicanas trabajan directamente con los colombianos, a menudo enviando representantes a Colombia, Ecuador y Venezuela para coordinar los embarques de cocaína.

Del mismo modo, las TCO colombianas mantienen delegados en México para servir como corredores de cocaína órdenes de suministro o movimientos de dinero ilícitos.

Además, la interfaz de TCO de América Central con TCO mexicanas y colombianas para el movimiento hacia el norte de cocaína y el flujo hacia el sur de las ganancias de drogas ilícitas.

Como las TCO colombianas no mantienen un robusto transfronterizo o nacional cohesivo de distribución en los Estados Unidos, una relación con las TCO mexicanas es integral para mantener los beneficios y la operabilidad.

Una vez que la cocaína se proporciona a un mexicano TCO, o TCO de América Central, el papel de un TCO colombiano en la cadena de suministro termina. La responsabilidad de las TCO mexicanas para la distribución de drogas en los EE. UU. permite a colombianos TCOs tener una influencia indirecta en los EE. UU. mercados de drogas, sin dejar de ser un tanto aislado de la aplicación de la ley de los EE. UU.

Tráfico de drogas colombiano

La mayoría de la cocaína y la heroína producido y exportado por colombianos TCOs a los Estados Unidos es transportado a través de América Central y México. A un menor medida, las TCO colombianas dirigen la cocaína envíos a través de la región del Caribe.

TCO colombianas exportan cocaína grande envíos a México, América Central y el Caribe, utilizando una variedad de servicios marítimos y medios aéreos para incluir lanchas rápidas, buques pesqueros, aviones privados, semisumergibles, y comercial aire y mar carga. En menor medida, las TCO colombianas también transportar cocaína por tierra.

Las TCO colombianas continúan usando Ecuador y Venezuela como puntos de transbordo para envíos de cocaína con destino a México, Central América y el Caribe. Como resultado de los exitosos esfuerzos antidrogas de la Gobierno colombiano, TCO colombianas han cambiado una porción considerable de su droga actividades de tráfico a los países vecinos fuera del alcance de las autoridades colombianas.

Las TCO colombianas generalmente transportan y almacenan grandes cantidades de cocaína en áreas remotas de Venezuela y Ecuador hasta que un transporte marítimo o aéreo pueda ser asegurado para su envío a los socios en Centroamérica y MNexico.

Las TCO colombianas más pequeñas suministran directamente cantidades al por mayor de cocaína y heroína a los Estados Unidos, principalmente al noreste y los mercados de drogas de la Costa Este. En general, los traficantes colombianos proporcionan cocaína y heroína a las TCO mexicanas y dominicanas, que asumen la responsabilidad del transporte y distribución.

Las TCO colombianas transportan cocaína a la Ciudad de Nueva York y sirven como fuentre primaria de cantidades al por mayor de cocaína. Sin embargo, Central y Los DTO sudamericanos dominan el transporte de cocaína en todo el resto de la Nueva Área de York. Las TCO colombianas también son
distribuidores prominentes de venta al por mayor cantidades de heroína en la ciudad de Nueva York.

Las TCO colombianas usan Florida, específicamente Miami y Orlando, como el punto de llegada de la cocaína y heroína enviada directamente desde Colombia, así como a través de México, Central América y el Caribe. Las drogas enviadas por TCOs colombianas directamente al sur de la Florida llegan a través de una variedad de métodos, incluyendo vuelos aéreos privados, vuelos comerciales, carga aérea comercial, buques marítimos, y carga marítima en contenedores.

La heroína y la cocaína son generalmente enviadas por separado a los mercados de EE. UU. por TCO colombianas.

Además, las TCO colombianas más pequeñas mantienen representantes en los Estados Unidos para ayudar en actividades de lavado de dinero. Estos U.S.-
TCO colombianas manejan dinero ilícito en nombre de la colombiana de mayor tamaño TCOs, TCO mexicanas u otros grupos criminales.

Los informes indican que en Cali, coordinadores de lavado de dinero con sede en Colombia coordinan el recibo del producto de la droga en varios estados de EE. UU. para ciudades como Boston, Chicago, Houston, Miami y Nueva York. Una vez recibidos, estos fondos se colocan en cuentas bancarias en EE. UU. y cable transferidos externamente bajo el disfraz de pago por productos y servicios.

Se espera que las TCO colombianas mantengan dominio sobre la producción y el suministro de la mayoría de la cocaína destinada a Mercados de EE. UU.

Debido al aumento de la producción de cocaína en Colombia y de las ganancias de sus asociados, se anticipa que la influencia de las TCO colombianas se fortalecerán en el corto plazo. Sin embargo, las TCOs colombianas continuarán confiando en su asociación con TCOs mexicanos para la venta y distribución de cantidades al por mayor de cocaína y heroína en los Estados Unidos.

Eso hace prever que las TCO colombianas continuarán manteniendo representantes en México, América Central, el Caribe y los Estados Unidos para intermediar y facilitar la exportación de cocaína y heroína a los mercados de EE. UU. y la posterior repatriación del dinero producto de la droga.

Artículo original en radiosantafe.com:EE.UU. prevé aumento de cultivos y producción de cocaína en Colombia pese al Acuerdo de Paz firmado con las Farc



info
Total páginas / idioma:   25'805 / 2'281
En el archivo :   46'558
Páginas últimas 24 horas:   23
Páginas de este mes:   789
Vistas:   5'750'950
Vistas en el archivo:   9'965'983

©2017 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad