Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
Cannabis: Una Causa Justa Que Une A Un Sacerdote y Un Rabino
Autor: Miranda 18/10/2017 - 12:30:00

Cada vez se alzan más voces en el mundo a favor de la regulación del cannabis. Ahora también se unen a la causa 2 líderes religiosos, un rabino y un sacerdote de Connecticut que piden en una carta la regulación integral de la planta y la reforma de la política nacional de drogas. El cannabis se cuela en la agenda religiosa norteamericana. ¡Sigue leyendo! 

A pesar de los grandes avances conseguidos en materia de regulación del cannabis en muchos países del mundo, aún queda mucho por hacer a nivel mundial. La causa ha conseguido que no sólo se alcen las voces de los activistas y aficionados cannábicos, sino que cada vez sean más los sectores que expresan su opinión a favor de regular de alguna manera el cannabis: políticos de distinta orientación, cuerpos policiales, empresarios, miembros de la comunidad científica y médica, etc. Y ahora, en los Estados Unidos, también se han unido a esta causa justa dos hombres de fe. Un rabino y un sacerdote del estado de Connecticut han escrito y publicado una carta en los medios en la expresan su apoyo a la regulación integral de la planta y a la reforma de la política de drogas del país. El cannabis se cuela en la agenda religiosa norteamericana. 

Y es que el cannabis no entiende de creencias religiosas, como tampoco entiende de opciones políticas, ni de edades o sexos. La regulación del cannabis es una tarea que nos incumbe a todos, por el bien de todos. Por ese motivo, esta pareja de líderes espirituales de sus respectivas comunidades religiosas – formada por el rabino Shaul Marshall Praver y el reverendo Alexander Sharp – se ha unido para expresar públicamente una misma postura a favor de su regulación integral. También han querido condenar, de forma unánime, las políticas de persecución que sufren los consumidores en muchos estados norteamericanos, además de generar un debate al respecto. 

La prohibición no es el camino

En su carta editorial dirigida a los medios de comunicación, y publicada en el New Haven Register el pasado mes de junio de este año, Praver y Sharp ponen de manifiesto la importancia de recibir una buena educación en materia de cannabis para fomentar un consumo responsable, especialmente entre los jóvenes. Asimismo, denuncian la necesidad de una regulación que establezca un marco legal para su uso y consumo de forma integral, es decir, tanto a nivel medicinal como recreativo.

Como ambos líderes religiosos expresan en la carta: “La regulación y la educación – no la prohibición – son el mejor camino. Aprendimos esto hace mucho tiempo con respecto al alcohol”.

Estos hombres de fe no dudan de los datos, ni de los hechos, y tienen claro lo que muchos gobernantes, políticos y grupos de presión llevan años negando: que las leyes actuales no están funcionando, y que la prohibición del cannabis ha causado muchos daños y no ha cumplido sus objetivos.

Los hombres de fe se comprometen con las causas justas (CC. stephen h)

“Desde que se declaró la guerra contra las drogas hace más de 45 años, más de 25 millones de estadounidenses han sido arrestados por delitos menores relacionados con la marihuana. Aun así, hoy en día, hay más de 30 millones de estadounidenses que consumen marihuana de forma regular”.  

La petición formulada por estos religiosos de doctrinas diferentes se refiere al estado en que el desarrollan sus actividades como guías de sus congregaciones, Connecticut. No obstante, resulta evidente que sus reflexiones pueden ser completamente extrapolables a cualquier otro lugar del planeta donde el cannabis aún no sea legal y/o esté castigado de forma severa e injusta.

Desde el principio, dejan claro que es el servicio que les deben a sus feligreses es lo que les ha motivado a dar este paso: “Puede parecer contradictorio que un rabino y un pastor adopten este punto de vista. Creemos, sin embargo, que las personas de fe tienen la responsabilidad especial de hablar sobre qué políticas sirven mejor a nuestras comunidades“.

Buenos ejemplos a seguir

Estos dos hombres no han llegado a ninguna conclusión en vano, sino que se han basado en los datos que se están obteniendo en los estados norteamericanos que ya han regulado el cannabis, y también en el resto del mundo. Y los datos demuestran que, allí donde el cannabis se ha legalizado, se ha producido una reducción en los niveles de delincuencia y no ha generado un aumento del consumo por parte de los jóvenes.

Como explican Praver y Sharp en su misiva: La legalización no permitiría, como algunos temen, facilitar el consumo de cannabis de los menores de edad, sino limitarlo.

Ambos creen que la legalización convertiría sus comunidades en lugares más seguros, al acabar con el mercado negro causante de gran parte de la violencia que se vive en los núcleos urbanos. La delincuencia disminuiría gracias a la legalización, como ocurrió cuando se retiró la Ley Seca poniendo fin a la prohibición del alcohol.

Asimismo, están convencidos de que la mejor manera de proteger la salud de los pacientes medicinales o consumidores recreativos que se ven obligados a tener que recurrir al cannabis – muchas veces adulterado o de muy mala calidad – del mercado negro, es “permitir la venta de productos que se han analizado, etiquetado y empaquetado correctamente” por empresas reguladas que generen ingresos fiscales que redunden en beneficio de la comunidad.

También depende de las comunidades religiosas educar en materia de drogas (CC. Thomas Hawk)

En opinión de este rabino y de este sacerdote, tenemos que “romper el vínculo entre la marihuana y las drogas más peligrosas”. Y es que el cannabis sigue clasificado a nivel federal como una sustancia peligrosa incluida en la Lista I de Sustancias Controladas, a pesar de la evidencia científica y médica de sus beneficios medicinales acumulada a lo largo de décadas. Un desafortunado hecho que puede no tardar mucho en cambiar, una vez que la OMS evalúe de forma oficial el valor medicinal de la planta de cannabis por primera vez en 82 años.

La educación siempre es la clave

Praver y Sharp creen que la manera más efectiva de responder ante la posibilidad de un consumo abusivo de cualquier tipo de sustancia, independientemente de la edad del consumidor, no consiste en prohibir todo tipo de uso, ya sea recreativo o medicinal, sino en educar.

“Depende de nuestras comunidades de fe, familias y amigos persuadir y educar a nosotros mismos y a nuestros hijos en materia de drogas. La propuesta que tenemos ante nosotros facilita que podamos crear y ofrecer programas educativos, del mismo modo que se ha hecho a nivel nacional con el alcohol y los cigarrillos.”

A estas alturas de la película, la opinión más unánime a nivel internacional es que la prevención y el tratamiento son mucho más eficaces que las medidas enérgicas o los castigos severos cuando se pretende reducir el consumo abusivo de sustancias – aunque parece que algunos, cada vez menos, siguen empeñados en no querer enterarse.

Castigar es inmoral

Como recordábamos antes, la guerra contra las drogas y la prohibición del cannabis han causado muchos daños y dejado muchas víctimas no sólo en EE.UU. Casi cincuenta años después, se ha demostrado que esta guerra contra “ciertas drogas” ha fracasado, ya que no ha conseguido los supuestos objetivos que perseguía.

Sin embargo, en algo sí ha tenido éxito, y ha sido en criminalizar a sus usuarios y, en la mayoría de los casos, a las clases más desfavorecidas de la sociedad. En concreto, durante los últimos 30 años tanto en EE.UU. como en el resto del mundo, se ha producido en terrible aumento del número de personas encerradas en prisión por delitos relacionados con el cannabis, personas que han visto cómo destruían sus vidas.

Por ese motivo, el rabino Praver y el reverendo Sharp explican en la carta que el castigo no puede servir como medio para reprimir las conductas de las personas, ya que castigar a alguien por infringir las leyes es una cuestión moral.

La regulación del cannabis nos incumbe a todos (CC. Steffen Geyer) 

“Si la prohibición no cumple sus objetivos y causa daños, tenemos la obligación de apoyar el cambio. Por eso, apoyamos la sustitución de la prohibición de la marihuana por un sistema de controles estrictos y garantías razonables.”

Estos dos hombres tienen claro que las legislaciones que aplican medidas punitivas no sirven para ayudar a aquellas personas que lo necesitan, algo que va en contra de su moral religiosa. Creen que ha llegado el momento de abandonar los castigos a los consumidores de sustancias y la hora de cambiar las leyes de drogas, un cambio que debe incluir la legalización del cannabis para fines medicinales y recreativos.

Unidos por una causa justa

Por muy chocante que les pueda parecer a algunos el que un rabino y un sacerdote se unan para defender una causa como la del cannabis en sus comunidades, la iniciativa de estos dos hombres demuestra que para crear una regulación del cannabis efectiva y justa que respete los derechos de todo el mundo debemos dialogar y ponernos de acuerdo independientemente de nuestro bagaje cultural, creencias religiosas, orientación política, procedencia, etc.

Tanto Praver como Sharp están muy comprometidos con la causa de la regulación integral del cannabis a nivel local, y pertenecen a organizaciones que trabajan para conseguir una reforma de las políticas de drogas a nivel nacional.

Por un lado, el rabino Shaul Praver es presidente y uno de los fundadores de Global Coalition for Peace and Civility, una organización que defiende la legalización del cannabis, entre otras cosas. Mientras, el reverendo Alexander E. Sharp es el director ejecutivo y miembro fundador de Clergy for a New Drug Policy – una organización formada por clérigos de diferentes confesiones religiosas, cuyo objetivo consiste en educar en materia de drogas y crear nuevas políticas que fomenten el uso partiendo del conocimiento personal y la responsabilidad individual.

El rabino Praver y el reverendo Sharp residen en estado de Connecticut (CC. Doug Kerr)

El llamamiento realizado por estos dos hombres a sus compañeros del clero de todas las religiones y de todo el estado debería tener eco más allá de las fronteras de Connecticut o de EE.UU. Esperamos que se unan muchas más voces – independientemente de su fe – a esta petición justa de regulación del cannabis, por el bien de todos.

Y como nota divertida y anecdótica, aquí podéis encontrar el link a un video que se convirtió en viral hace unos meses en internet, en el que un rabino, un sacerdote y un ateo fuman cannabis juntos. Todos unidos por una causa muy, pero que muy, justa.

The post Cannabis: Una Causa Justa Que Une A Un Sacerdote y Un Rabino appeared first on Sensi Seeds Blog.

Artículo original en sensiseeds.com:Cannabis: Una Causa Justa Que Une A Un Sacerdote y Un Rabino


©2017 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad