Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
Los Diputados Mexicanos Dan luz Verde al Cannabis Medicinal
Autor: Miranda 16/06/2017 - 13:30:00

En abril de 2017, la Cámara de Diputados de México aprobaba con una amplia mayoría el uso medicinal y científico del cannabis, además de su producción y distribución exclusivamente para dichos fines. La nueva ley reconoce el valor terapéutico del THC. México ha dado un paso muy positivo en el camino de la tolerancia en beneficio de la salud de los mexicanos. 

El viernes 28 de abril de 2017, se aprobaba – con una amplia mayoría de votos – un dictamen en la Cámara de Diputados de México que autoriza el uso medicinal y científico del cannabis, además de permitir su producción y distribución para dichos fines. La aprobación de esta iniciativa impulsada por el presidente mexicano Enrique Peña Nieto – quien sigue luchando contra el grave problema del narcotráfico –  introduce las reformas del Senado aprobadas en diciembre a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal. 

La nueva ley sólo regula el uso medicinal y científico

Como informaba la Cámara de Diputados en un comunicado, “el dictamen elimina la prohibición y penalización de los actos relacionados con el uso medicinal de la marihuana y su investigación científica, y de aquéllos que atañen a la producción y distribución de la planta para estos fines”. Este dictamen ya se había aprobado previamente en el Senado en diciembre de 2016 a partir de la iniciativa que el Ejecutivo federal había presentado a la Cámara a finales de abril del mismo año.

La nueva ley, que se aprobó con 371 votos a favor, 7 votos en contra y 11 abstenciones, se ha enviado a continuación al ejecutivo para su promulgación y publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Una vez entre en vigor, estará permitido cultivar, cosechar, elaborar preparados, comprar y suministrar cannabis únicamente con fines terapéuticos o para llevar a cabo estudios e investigaciones científicas en México.

Se aprueba el uso del cannabis medicinal en la cámara de diputados de México (CC. Jelle H.)

En el mismo comunicado, se explica que se le ha encomendado a la Secretaría de Salud la tarea de diseñar las políticas públicas que regulen el uso medicinal del cannabis y de los derivados farmacológicos del cannabis – entre los que se incluye el tetrahidrocannabinol (THC), además de sus isómeros y variantes estereoquímicas. A su vez, este mismo organismo se encargará de crear una regulación para la investigación y la producción nacional de dichas sustancias, además de conceder las autorizaciones para la importación de cannabis o de sus productos derivados.

Parece que los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN), de tendencia conservadora, presentaron reservas para modificar el texto, pero estas fueron rechazadas por el resto de partidos. Cabe destacar que tanto el PAN como el Partido de la Revolución Democrática (PRD) proponían permitir el uso de cannabis también con fines recreativos, algo que de momento con esta ley queda pendiente.

A día de hoy, en México, tras la reforma introducida a la ley previa en abril de 2016, no se va a considerar delito la posesión de hasta 28 gramos de marihuana para uso medicinal y personal – otra de las medidas tomadas por el ejecutivo para alejarse de las políticas punitivas y prohibicionistas de la llamada Guerra contra las Drogas.

Se reconoce el valor terapéutico del THC

A través de las reformas introducidas en la nueva ley, se establece y reconoce que el THC o tetrahidrocannabinol es “una sustancia psicotrópica con valor terapéutico” que no supone un problema para la salud pública, siempre y cuando presente unas concentraciones de isómeros menores o iguales al 1 %. Por lo tanto, los productos que contengan concentraciones del 1 % o inferiores de derivados del cannabis, y los que estén destinados a un uso industrial, “podrán comercializarse, exportarse e importarse” en base a la regulación sanitaria.

La nueva ley reconoce que el valor terapéutico del THC (CC. Macroscopic Solutions)

Se retira así al cannabis de la categoría de “planta prohibida” lo que permite sembrar, cultivar, cosechar, preparar, comprar, poseer, comerciar, transportar, suministrar, emplear y usar cannabis “con fines médicos y científicos“, siempre que se sigan los términos y condiciones de la autorización que conceda el Ejecutivo.

No hay duda de que todo esto supone un gran avance. Hasta ahora, México había dado el paso de legalizar el uso medicinal del Cannabidiol o CBD, pero resultó ser un paso tímido que además demostró ser insuficiente para los pacientes. El problema es que los legisladores mexicanos aprobaron la importación de medicamentos a base de CBD, pero no la producción en el propio país – por lo que el coste de los productos importados, principalmente de los EE.UU., resultaba demasiado elevado para los pacientes, y gran parte de ellos no podía permitirse el tan necesitado tratamiento.

Una ley impulsada por el presidente y el movimiento ciudadano

La iniciativa legislativa de Peña Nieto – la llamada “Iniciativa Marihuana Mx” – ha sido el resultado de un proceso que se ha visto en gran parte impulsado por los pacientes mexicanos y por la ciudadanía en general, desde 2015. Fue entonces cuando el caso de la niña Grace llegó a los titulares después de que sus padres, un matrimonio del norte de México, ganase una dura batalla judicial en los tribunales con el fin de que se les concediera la autorización para conseguir y usar cannabidiol como medicamento derivado del cannabis para su hija.

Enrique Peña Nieto, presidente de México desde 1 de diciembre de 2012 (CC. Comisión Nacional de Cultura Física)

La pequeña Grace Elizalde Benavides padece el Síndrome de Lennox-Gastaut, una forma rara y grave de epilepsia infantil que le hacía sufrir decenas de ataques epilépticos al día. La niña había mejorado mucho su estado y reducido enormemente la frecuencia de las crisis convulsivas desde que se le empezó a administrar cannabis medicinal.

Por eso, sus padres lucharon con todas sus fuerzas para poder conseguirle la medicina que había tenido un impacto tan grande en mejorar su calidad de vida. La gran repercusión que tuvo este caso entre la ciudadanía, abrió el debate en el país que se mostró partidario de aprobar su uso en casos medicinales, y fue una de las cosas que puso manos a la obra al presidente, y motivó esta ley.

También en 2015, se produjo el histórico fallo de la Corte Suprema de México que autorizaba el cultivo, la posesión y el uso de marihuana con fines de autoconsumo a cuatro miembros de la asociación SMART. Los jueces de la Corte basaron su decisión en que las leyes nacionales por las que estas actividades se consideran ilegales violan los derechos humanos fundamentales de los mexicanos, lo que implica que la prohibición absoluta de la marihuana es inconstitucional. Este hecho, sin duda, avivó aún más el debate – tanto a nivel social como político – entre los que están a favor y los que están en contra de una posible legalización del cannabis a nivel federal.

A todo esto, hay que añadirle los importantes y profundos avances que se han producido en materia de regulación del cannabis a nivel mundial y en los propios Estados Unidos – su todopoderoso vecino y el país que inventó la prohibición del cannabis y la guerra contra las drogas. Este último hecho resulta paradójico si tenemos en cuenta que hoy en día en EE.UU. más de la mitad de sus estados han legalizado el cannabis medicinal, al mismo tiempo que unos 9 estados también han legalizado el consumo recreativo.

Y se convierte en una paradoja todavía más absurda, porque, en la práctica, los EE.UU. están financiando a los dos bandos oponentes de esta guerra fallida. Por un lado, presta su ayuda a los gobiernos y a las fuerzas de seguridad del estado para luchar contra el narcotráfico; y por otra, los consumidores de cannabis estadounidenses que compran en el mercado negro terminan financiando a las bandas de narcotraficantes. Un círculo vicioso con el que pretenden acabar las nuevas políticas de Peña Nieto.

Peña Nieto, explicado nueva política de drogas de México en la UNGASS 2016 (CC. Presidencia de la República Mexicana)

Hacer frente al narcotráfico y sus secuelas

México es uno de los mayores productores de cannabis de Latinoamérica, además de ser uno de países los más violentos del mundo. La guerra contra el narcotráfico, que se libra desde hace muchos años, se agudizó en 2006 con la estrategia que puso en marcha el gobierno de Felipe Calderón – que trajo consigo una ola de violencia que ha dejado más de 177.000 muertes y 30.000 desaparecidos, según cifras oficiales.

El gobierno de Peña Nieto sigue luchando contra la violencia y el enorme poder de los cárteles del narcotráfico – que a día de hoy se organizan y funcionan como las grandes multinacionales – lo que ilustra claramente el fracaso tanto de la prohibición como de la guerra contra las drogas. Con todo esto entre manos, resulta muy difícil que México pudiera conseguir los mismos logros o avanzar al mismo ritmo que su vecino norteamericano. Y sería todavía más complicado si alguien llegara y plantase un muro entre ambos países (¡bromas aparte!).

Además, hay que señalar que los mismísimos representantes del ejecutivo mexicano han reconocido públicamente que su propuesta puede parecer limitada, e incluso contradictoria, hecho que achacan a la presión recibida por parte de los medios de comunicación y, especialmente, de la opinión pública.

Una opinión pública dividida y también contradictoria. Y es que las últimas encuestas realizadas en el país centroamericano sobre el uso medicinal y recreativo del cannabis nos dicen que el 72,4% de los encuestados están a favor de la legalización del uso medicinal del cannabis, mientras que un porcentaje del 76,2% se mostró en contra de la legalización del uso recreativo.

Y es que a pesar de lo que se ha avanzado en México en los últimos años, la opinión pública sigue mostrándose bastante conservadora en lo que respecta a la legalización de la planta. Aunque la percepción social general del cannabis ha ido evolucionando – y a pesar de lo mucho que se ha abierto el debate – una gran parte de la ciudadanía mexicana sigue relacionando la legalización del cannabis con los narcos que trafican con marihuana.

Un paso más del cannabis en México

Aún quedan muchos pasos que dar en el camino hacia la humanización de las políticas de drogas – en general, y de las relativas al cannabis, en concreto – a nivel global. No obstante, no hay duda de que México finalmente se ha puesto en marcha. Esta reforma introducida por los diputados, en beneficio de la salud de los mexicanos, puede ayudar a mejorar en gran medida la calidad de vida de muchos pacientes. De todos modos, a pesar del avance legislativo, el ejecutivo todavía tiene que regular muchos otros aspectos concretos, como el autocultivo, la concesión de licencias, y la despenalización del cultivo y el consumo de cannabis. Habrá que seguir muy de cerca el desarrollo de los acontecimientos para ver cómo se materializa esta ley en la práctica. Quedan muchos pasos por dar – como la posible legalización total del cannabis, tan deseada por muchos en México – y hay que darlos en la dirección correcta.

Artículo original en sensiseeds.com:Los Diputados Mexicanos Dan luz Verde al Cannabis Medicinal


©2017 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad