Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
¡Confirmado! La OMS Evaluará Oficialmente el Valor Medicinal del Cannabis
Autor: Miranda 01/05/2017 - 14:00:00

La comunidad del cannabis tiene motivos para sentirse optimista desde que empezó 2017. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado que va a realizar durante este año su primera evaluación oficial sobre el valor medicinal del cannabis y sus derivados. Se trata de la primera vez en 82 años – desde la prohibición de la planta a nivel internacional – que la OMS se replantea el valor terapéutico del cannabis. Dependiendo de los resultados de este informe, que formalmente se ha denominado “pre-revisión”, se podría producir una relajación de los estrictos y restrictivos controles internacionales sobre su uso terapéutico, y la potencial – y tan ansiada – reclasificación del cannabis. 

Parece que el cannabis sigue avanzando en 2017, y son muchas las noticias que animan a los miembros de la comunidad cannábica a sentirse positivos. Noticias como la que tratamos en este artículo. Y es que tanto la OMS como las Naciones Unidas han confirmado, a medios internacionales, la realización en 2017 de este estudio sobre el valor medicinal del cannabis y sus derivados, que llevará a cabo un Comité de expertos designado para tal fin.

1ª Evaluación oficial de beneficios medicinales del cannabis en 82 años

La OMS es un organismo especializado de la ONU – formado por representantes de todos los países miembros – cuyo “objetivo es alcanzar, para todos los pueblos, el mayor grado de salud”. Esta organización desempeña una función de liderazgo en los asuntos sanitarios mundiales, gestionando y coordinando los temas sanitarios y la salud pública a nivel internacional.

En consecuencia, no es mucho esperar que el asesoramiento y las recomendaciones de un organismo de este calibre estén actualizados, y que se basen en pruebas y evidencias científicas, sobre todo, en temas tan polémicos para la comunidad internacional como las políticas de drogas, en concreto, las relacionadas con la droga “ilegal” más popular del planeta – el cannabis.

No obstante, el asesoramiento de la OMS sobre los perjuicios y los beneficios del cannabis lleva décadas basándose en una decisión que tomó 82 años atrás el organismo predecesor de la ONU, la Sociedad de Naciones. Demasiados años, no cabe duda, si pensamos en lo mucho que ha cambiado la realidad social en casi todos los países del mundo que siguen los consejos de la OMS (197 en total), y en lo mucho que ha avanzado la ciencia en todo lo que tiene que ver con la salud en ese tiempo.

El Comité está compuesto por expertos de la OMS en distintos campos, como farmacología, toxicología, bioquímica, prácticas clínicas, y la revisión que se hace está basada sólo en evidencias científicas“, ha explicado a Efe Gilles Forte, coordinador de políticas y usos de medicamentos esenciales en la OMS.

Aunque dicha organización ha realizado algunos estudios e informes previos sobre el valor terapéutico del cannabis, se trata de la primera evaluación del “Comité de Expertos en Farmacodependencia” (ECDD, por sus siglas en inglés) de la OMS acerca del cannabis – desde la creación de este organismo internacional en 1949. Y desde entonces, muchas cosas han cambiado en el mundo, y en especial, en el mundo del cannabis.

Como en todo, más vale tarde que nunca

La relevancia de esta noticia radica en que dicho Comité tiene la facultad de emitir recomendaciones a la ONU sobre mantener o no su prohibición a nivel internacional, reforzando o relajando los controles internacionales sobre el cannabis – una planta que desde 1961 se encuentra clasificada en la misma lista de sustancias estupefacientes que la cocaína o la heroína.

En primer lugar, se elaborará un estudio preliminar, cuyos resultados se presentarán este año. Según declaraciones de Forte, “La ‘pre-revisión’ es una etapa preliminar hacia una revisión científica más en profundidad y puede producirse de forma muy rápida“.

En caso de que la “pre-revisión” produzca resultados positivos, la OMS realizaría una nueva evaluación exhaustiva y más detallada, que se denomina “revisión crítica”, sobre los beneficios medicinales del cannabis. En función de los resultados, el organismo emitiría una recomendación sobre mantener o relajar el control del cannabis para fines médicos. La adopción de dicha recomendación debería decidirse por votación de los 53 Estados que conforman la Comisión de Estupefacientes de la ONU.

Parece por lo tanto evidente que, si la evaluación es favorable, se normalizaría la situación del cannabis medicinal a nivel internacional, especialmente a nivel farmacológico, aunque no tanto en el aspecto recreativo. Más de ocho décadas después, durante las que siguiendo los consejos de la OMS se han aplicado medidas punitivas al cannabis – entre las que se incluyen la cadena perpetua o la pena de muerte en algunos países – puede que este escenario esté a punto de cambiar.

Posible reclasificación del cannabis, pero sólo para fines medicinales

Pero, ¿de dónde viene todo este desatino con el cannabis? En la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961, el cannabis se clasificó en las listas I y IV – junto a la heroína, entre otras sustancias – que son las listas reservadas a las sustancias estupefacientes más peligrosas, y a las que se les reconoce ningún, o escaso, valor médico.

No podemos olvidar que la clasificación del cannabis en esos grupos se produjo a pesar de que la OMS no disponía de ningún estudio sobre la planta que confirmase su nulo valor a nivel médico – un requisito que establecen los propios tratados internacionales. Curiosamente, aunque, en su momento, se argumentó que realmente existía tal informe, parece ser que nadie ha sido capaz de encontrarlo en los últimos 80 años.

Y, aun así, el cannabis se ha mantenido clasificado en estas listas de sustancias controladas tan restrictivas durante décadas, en las que se ha ido acumulando una gran cantidad de pruebas y evidencias científicas que confirmaban lo contario. Esta situación, por fin, podría modificarse con esta revisión.

Son muchos los datos sobre los beneficios medicinales del cannabis y sus derivados (aceites, extracciones, tinturas, etc.) que ya se han demostrado: es mucho menos dañino que el alcohol y presenta beneficios reales a nivel medicinal y terapéutico para tratar una gran variedad de enfermedades y trastornos – por ejemplo, para el tratamiento del dolor, de la espasticidad muscular, de algunas formas de epilepsia, en terapias paliativas, entre otras muchas patologías.

Debido a estos efectos terapéuticos, en los últimos años, cerca de veinte de países en el mundo – tanto en Europa, como fuera de ella – y más de la mitad de los estados de EEUU disfrutan a día de hoy del acceso al cannabis medicinal con algún tipo de autorización o licencia. Por lo tanto, parece más que evidente que la idea de que el cannabis no tiene ningún valor medicinal es mucho menos verosímil ahora que cuando se tomó esta decisión en 1934.

Presión de la comunidad internacional en base a las pruebas

A lo largo de los últimos años, diferentes grupos de expertos en la materia han demandado a la OMS que realizase esta evaluación del cannabis, argumentado que la clasificación de la planta en la lista 1 – entre las sustancias más restrictivas y sin valor médico – se contradice con el hecho de que la evidencia científica y la experiencia terapéutica lleven años demostrando sus beneficios a nivel médico.

Y no nos olvidemos de que, a día de hoy, existen cuatro medicamentos aprobados y comercializados – tres de ellos en España – elaborados con diferentes cannabinoides: Marinol, Cesamet, Sativex y Epidiolex. La contradicción es bastante evidente.

Además, debido a la actual situación legal del cannabis, la investigación médica sobre sus potenciales beneficios – o perjuicios – resulta muy difícil, y se ve obstaculizada por las rígidas regulaciones irracionales que se aplican a las sustancias clasificadas en la Lista 1. En la mayoría de los países, los investigadores se tienen que enfrentar a procesos muy engorrosos – y a fuentes muy limitadas – para conseguir cannabis con el fin de realizar sus estudios, sólo porque sus gobiernos tienen que seguir cumpliendo con las convenciones de la ONU.

No obstante, hay países como Holanda que lleva décadas demostrando que se pueden introducir cambios en las políticas gubernamentales relativas al cannabis, sin que se acabe el mundo. Pero todo sería más sencillo si la OMS liderase este cambio.

A finales del año pasado, con el objetivo de que los expertos del Comité dispusieran de los datos más recientes y actualizados a la hora de realizar tan importante revisión, la organización independiente DrugScience – en colaboración con el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC, por sus siglas en inglés) – elaboró y presentó un informe a la OMS.

Entre los cuatro expertos independientes que elaboraron el informe, se encuentra el profesor de neuropsicofarmacología del Imperial College de Londres, David Nutt – quien además es autor de un gran número de estudios y libros de divulgación, y durante un tiempo fue presidente del comité público que asesora al gobierno británico en políticas de drogas. El propósito de estos expertos consistía en que la OMS pudiera basarse en este documento para realizar una revisión previa del cannabis clara, justa, y basada en las evidencias, de cara a la Comisión de Estupefacientes de 2018.

Parece que la persistencia y la presión ejercida tanto por DrugScience como por otras asociaciones y grupos de expertos internacionales, que defienden el acceso legal al cannabis medicinal para los pacientes, sobre la OMS ha surtido efecto.

Optimismo moderado

Aunque la noticia anima al mundo cannábico a sentirse optimista, lo mejor sería ejercer el optimismo con moderación. Queda más de un año por delante, hasta que sepamos cuál es el resultado de la pre-revisión realizada por la OMS y qué consecuencias tendrían las recomendaciones emitidas sobre la actual situación legal del cannabis medicinal a nivel mundial.

El alemán Werner Sipp, presidente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) recordaba en unas declaraciones que esta evaluación sólo se centrará en el cannabis y sus derivados para fines medicinales, e insistía en que, hace poco más de un año, la OMS llevó a cabo un estudio que ponía de manifiesto los perjuicios para la salud del consumo de cannabis con fines recreativos. Por lo tanto, se está abriendo camino, aunque obviamente a medias.

Incluso en el caso hipotético de que la recomendación de la OMS fuera la reclasificación – o la también posible desclasificación total – del cannabis y sus derivados, el margen que queda para que se pudiera producir la deseada legalización parece ser un tanto ajustado. Habría que introducir enmiendas a los tratados de las Naciones Unidas, y las naciones más prohibicionistas – como Rusia y China – podrían ejercer su derecho de veto; pero ese sería otro cantar para otro momento.

Aceptar las evidencias científicas y médicas es fundamental para desarrollar buenas políticas sanitarias a cualquier nivel. Esperamos que la OMS y la ONU aprovechen esta oportunidad para tener un impacto significativo sobre la salud de cientos de millones de personas en todo el mundo. Con la recomendación de reclasificar el cannabis, demostraría su preocupación por los millones de personas que ya lo utilizan, y conseguiría reducir los perjuicios sociales y sanitarios que son consecuencia directa de la actual política internacional relativa al cannabis.

The post ¡Confirmado! La OMS Evaluará Oficialmente el Valor Medicinal del Cannabis appeared first on Sensi Seeds Blog.

Artículo original en sensiseeds.com:¡Confirmado! La OMS Evaluará Oficialmente el Valor Medicinal del Cannabis


©2017 - Hempyreum.org - Noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad