Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
Tratar alcoholismo con cannabis
Autor: Dani  30/09/2018 - 10:00:00

Cannabis y alcohol llevan milenios siendo utilizados por la humanidad de manera recreativa. Los diversos intentos de controlar el alcohol (a través de la prohibición) han sido siempre en vano, con el cannabis sufriendo un destino legal similar a día de hoy en muchos lugares. Históricamente, se ha etiquetado al cannabis como la más peligrosa entre las dos sustancias, mientras que el alcohol ha sido controlado por el estado y ampliamente disponible, siendo un lubricante social preferido por muchos. Sin embargo, y como hoy sabemos, legal no significa sano.

Aparte de la gran disponibilidad y aceptación de la sustancia, la legalización del alcohol da al consumidor una falsa sensación de seguridad, de estar consumiendo una sustancia segura y controlada.

Gráfico con el daño que causan diversas sustancias (British Medical Journal)

Lamentablemente, y a parte de los daños que causa el alcohol en el cerebro y en el cuerpo, existe un coste sociológico todavía mayor, incluyendo un impacto en la tasa de crímenes cometidos y, en demasiadas ocasiones, fomentando la violencia, el sentimiento de ausencia de riesgo, de falsa seguridad, etc.

El problema es pues endémico, aunque las últimas investigaciones apuntan precisamente a que el cannabis podría ser una útil herramienta para tratar el alcoholismo.

Reducción del daño por sustitución

La evidencia demuestra que, cuando hablamos de reducción de daños, el cannabis es de hecho una alternativa fantástica a prácticamente el resto de opciones de las que disponen los médicos. Un estudio de 2009 afirma que:

“La sustitución de una sustancia psicoactiva por otra con el fin de reducir los efectos negativos puede incluirse dentro del marco de la reducción del daño. Los pacientes de cannabis medicinal han conseguido esa sustitución con el uso de la marihuana como alternativa al alcohol, las drogas prescritas y las sustancias ilegales.”

Además de estos – bien documentados – efectos físicos adversos, el alcohol es una de las drogas más difíciles de dejar, con multitud de casos de muerte por síndromes graves de abstinencia. Además, aquellos que consiguen dejar el hábito de consumir alcohol deben a menudo hacer frente a síntomas como convulsiones, temblores, confusión, irritabilidad e incluso alucinaciones y otros problemas mentales.

El alcoholismo puede acarrear un gran número de problemas

En los EEUU, donde el cannabis medicinal lleva ya unos años en situación legal en muchos estados, muchos doctores han llevado a cabo sus propios ensayos y estudios. El doctor Tod Mikuriya ha estado recetando cannabis medicinal a pacientes de alcoholismo, y en 2004 presentó su estudio sobre cannabis como sustituto del alcohol.

En dicho estudio, Mikuriya administró cannabis medicinal a 92 pacientes con problemas de adicción al alcohol. Cada una de las 92 personas implicadas atestiguó una reducción significativa en el consumo de alcohol y en los problemas derivados de él. De entre todos ellos, 9 pacientes consiguieron abandonar completamente el alcohol durante más de 12 meses, atribuyendo al cannabis los efecto positivos que sintieron.

Otro estudio de 2009, esta vez dirigido por Amanda Reiman de la School of Social Welfare of the University of California, arrojó resultados igualmente prometedores. Los pacientes a los que se recetó marihuana medicinal mostraron una gran reducción en el consumo de alcohol y/o otras drogas, así como una consecuente reducción de los problemas de salud asociados a ese consumo.

Otras investigaciones llevadas a cabo en Canadá por el Doctor Zach Walsh han conseguido a su vez resultados positivos:

“Los resultados indican que el uso del cannabis puede percibirse como un sustituto del alcohol y otras drogas entre los pacientes de cannabis medicinal.”

Un estudio más reciente de 2014, dirigido por Meenakshi Sabina Subbaraman con la colaboración del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism) concluyó que:

“Aunque una mayor investigación y mejores diseños para los estudios son necesarios para identificar con precisión el impacto del uso de cannabis como sustituto para aquellos afectados de problemas de alcoholismo, el cannabis parece ser un potencial sustitutivo del alcohol. Quizá más importante todavía, el cannabis es más seguro y menos adictivo potencialmente que las benzodiazepinas y otros fármacos comunmente clasificados como sustitutos del alcohol”.

Más allá de la reducción del daño

El cannabis puede asistir a los que sufren de alcoholismo ayudando a deshacerse de esta adicción tan perjudicial. Más aún, se ha demostrado recientemente que uno de los cannabinoides presentes en algunas variedades de cannabis, el CBD o cannabidiol, protege efectivamente al hígado del daño causado por el estrés oxidativo derivado del uso continuado de alcohol. Además, el CBD ayuda a prevenir la reducción en la autofagia, causada también por el alcohol:

“El Cannabidiol puede prevenir la esteatosis en el hígado causada por el alcohol en ratones, posiblemente al prevenir un aumento del estrés oxidativo y de la activación de la vía JNK MAPK…Además, el CBD puede prevenir de manera significativa la reducción en la autofagia inducida por el alcohol.” 

Merece la pena destacar que el CBD no es un cannabinoide común en todas las variedades de cannabis, así que cualquiera que pretenda aprovechar sus múltiples propiedades medicinales para combatir el alcoholismo u otras enfermedades deberá encontrar variedades ricas en CBD específicamente criadas para un alto contenido en dicho compuesto.

El uso continuado de alcohol causa daños en el cerebro

Protección del cerebro

Se están encontrando pruebas de cómo el CBD puede además proteger al cerebro de los daños causados por un exceso en el consumo de alcohol:

“Los resultados demuestran la viabilidad del uso de sistemas transdérmicos de administración de CBD para el tratamiento de la neurodegeneración inducida por alcoholismo.” 

No sólo esto, un estudio de 2018 publicado en la revista Nature indica que el CBD puede ser también útil a la hora de prevenir las recaídas en pacientes que están intentando abandonar el hábito de consumo de sustancias adictivas, como el alcohol:

“Se ha estudiado también durante tiempo el potencial terapéutico del CBD para el tratamiento de numerosos transtornos neurológicos y psiquiátricos. Nuestros resultados extienden el perfil terapéutico del CBD para tratar y prevenir las recaídas de los pacientes adictos a sustancias diversas.”

Protección del hígado

Otro estudio publicado en 2018 e involucrando a cerca de 300.000 individuos ha revelado que los usuarios de cannabis de hecho protegen su hígado de múltiples enfermedades.

Más concretamente, se ha observado una reducción del 45% en esteatosis alcohólica, del 40% en hepatitis por alcohol, del 55% en cirrosis y del 75% en carcinoma hepatocelular (cáncer de hígado).

El estudio concluye:

“Los resultados indican que el uso de cannabis se asocia a una reducción de problemas en el hígado en alcohólicos.”

Debemos mencionar que los individuos que tomaron parte en este estudio eran consumidores de cannabis normales, y no pacientes que buscaban específicamente tratarse con la planta. Destacar también que consumir cannabis mediante comestibles o extractos de resina, así como vaporizando en vez de fumando, ofrecerá mejores resultados.

Receptores CB1

Las investigaciones más recientes apuntan a que el cannabis jugaría un importante rol para tratar el alcoholismo al activar diversos receptores del cuerpo. Los receptores cannabinoides de nuestro organismo, de nuestro sistema endocannabinoide, fueron descubiertos en la década de 1980, siendo el receptor CB1 completamente identificado en 1990.

Se cree que el receptor CB1 juega un papel fundamental en la regulación emocional y en la memoria. Este receptor es dañado por el consumo continuado de alcohol y deja de funcionar de manera normal, incluso semanas después de haber dejado de beber. Puede llegar a ser grave, pues parece que un correcto funcionamiento del sistema endocannabinoide es fundamental para poder soportar el estrés o situaciones que puedan causarlo.

Como podemos ver, hay multitud de evidencias que apoyan el uso de CBD para tratar el alcoholismo y ayudar a otras personas a superar sus adicciones, y además reparar en mayor o menor medida el daño causado por éstas en su organismo. No en vano, según un estudio publicado en Nature:

“En resumen, los resultados ofrecen prueba de principio que respalda el potencial del CBD para la prevención de racaídas en dos dimensiones: acciones beneficiosas en diversos estados de vulnerabilidad, y efectos duraderos con tratamientos breves.”

Salud!

Artículo original en philosopherseeds.com: Tratar alcoholismo con cannabis

..

©2018 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad