Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
REVIRIDE: El Proyecto de Cáñamo Que Podría Salvar al Centro Industrial de Italia de la Contaminación
Autor: Tasha Smith  10/09/2018 - 10:30:00

Reviride es un proyecto ecológico de la empresa italiana Hesalis que utiliza cáñamo industrial para descontaminar los suelos contaminados e inspirar a la gente a vivir una vida más saludable. El objetivo es reverdecer Italia y detener el aumento de las tasas de cáncer.

Siguiendo los pasos de la empresa pionera del cáñamo industrial holandés Hempflax, una empresa italiana apuesta fuerte por el uso de este cultivo increíblemente versátil para revitalizar no solo el suelo, sino también la economía de una zona contaminada que atraviesa dificultades. A pesar de los contratiempos, que incluyen a la policía y cosechas tan robustas que rompieron la cosechadora, este proyecto ha tenido éxito.

En 2013, Hesalis, una empresa italiana con sede en Terni – una ciudad industrial del centro de Italia – puso en marcha una iniciativa ambiental llamada Reviride con el fin de eliminar los metales pesados y las toxinas químicas del suelo contaminado de Terni utilizando cáñamo industrial. El proyecto ha tenido tanto éxito que otros seis municipios italianos quieren copiarlo.

“En el centro de Italia, la industria química y la del acero han filtrado toxinas en el suelo a lo largo del siglo pasado”, explica Emilio Petrucci, director ejecutivo de Hesalis. “Ha tenido efectos desastrosos tanto en la tierra como en la gente. En Terni, una de cada tres personas tiene cáncer”.

El objetivo a corto plazo de Reviride – una palabra latina que significa volver al verde – es utilizar las propiedades de fitorremediación de la planta de cannabis para revitalizar el suelo contaminado de Terni.

La fitorremediación es el proceso mediante el cual la planta ingiere toxinas a través de sus raíces y las convierte en sustancias no tóxicas. Este proceso se utilizó para descontaminar la zona afectada por el desastre de Chernóbil de 1986 en Ucrania.

El objetivo a largo plazo de Reviride consiste en revitalizar la salud de los habitantes de Terni creando el entorno para una industria ecológica y sostenible basada en el cáñamo. Además de plantar dos hectáreas de cáñamo industrial para eliminar las toxinas del suelo, Hesalis también ha donado semillas a 254 familias en 2017, y tiene como objetivo dar semillas a 2.000 familias en 2018 para promover un programa de regeneración urbana basado en el cáñamo.

Oude Pekela, el pueblo holandés donde se encuentra HempFlax, experimenta hoy en día una renovación impulsada por el cáñamo parecida. Hemp Design Factory es una nueva parte de las instalaciones de HempFlax, y una colaboración emocionante entre nuestra empresa hermana, los empresarios locales, estudiantes de la cercana Universidad de Groninga y todo el municipio de Pekela. Ambos proyectos tienen como objetivo aunar la pericia local y lo último en tecnología del cáñamo para dar un nuevo impulso a la tierra y a sus habitantes.

¿Cómo de contaminado está Terni?

Terni posee un patrimonio industrial único que data del siglo XIX, cuando la ciudad desempeñó un papel clave en la Segunda Revolución Industrial. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue bombardeada más de 100 veces, y el 80 por ciento de la ciudad quedó en ruinas.

Después de la guerra, se reconstruyó como centro industrial para las industrias siderúrgica, química y petrolera, con la fabricación de armas, maquinaria, productos textiles, electroquímicos y plásticos. Se le ha dado el apodo de “La Ciudad del Acero” y el “Manchester Italiano”.

“Terni se encuentra en el centro de Italia, en el fondo de un valle, y rodeado de montañas, lo que significa que no circula el aire, y las toxinas se quedan atrapadas”, explica Petrucci, que nació en Colombia, pero vive en Terni desde 2005. “Cuando mi familia se instaló aquí, enseguida me di cuenta de que había mucha gente a mi alrededor desarrollando problemas de salud como leucemia, asma y lupus”.

El problema de la contaminación industrial en Italia no es exclusivo de Terni, ya que muchas ciudades y regiones italianas se han catalogado como Sitios Contaminados con Prioridad Nacional (NPCS). El Proyecto SENTIERI de 2014, un complemento a un estudio epidemiológico de 2010 del Ministro de Salud italiano, encontró vínculos entre los contaminantes ambientales y “la incidencia del cáncer, las tasas de mortalidad y las altas hospitalarias” en 17 NPCS, incluido Terni.

El informe dice:

“El impacto sobre la salud en los diversos NPCS debe tenerse en cuenta con cuidado y utilizarse como trampolín para futuras investigaciones analíticas que podrían confirmar y explicar los vínculos causales con exposiciones ambientales específicas. Sin embargo, las observaciones ya se pueden considerar como una base para las medidas de prevención primaria obligatorias”.

Papigno, que forma parte de la provincia de Terni, se ha clasificado como la zona más contaminada de Terni.

Sembrar el Proyecto Reviride

“El punto crítico para mí fue cuando mi primo murió de cáncer de hígado”, dice Petrucci. “Fue entonces cuando tomé la decisión de involucrarme en el sector ambiental. Cuando vi que otros proyectos tenían éxito usando cáñamo, supe que era la solución ideal para Terni. La belleza del cáñamo es que puede integrarse en las industrias actuales, convirtiéndolas en sostenibles y ecológicas”.

El proyecto comenzó como un grupo no formal que incluía a Petrucci, al técnico en alimentos Claudio Natalini, al biólogo Luca Schinoppi y al agricultor Riccardo Claudiani. Al principio, se centraron en los alimentos, invitando a la gente a la granja de Claudiani para enseñarles cómo cultivar y preparar recetas orgánicas.

Poco después, empezaron a incluir el cáñamo en sus recetas, “pero en aquel momento no nos dimos cuenta de que el mercado del cáñamo en Italia estaba a punto de dispararse”.

En 2013, plantaron la primera cosecha de cáñamo, pero pasarían cinco años antes de que tuvieran éxito. “El primer año fue un desastre”, explica Petrucci. “Comenzamos con Futura 75, que es una gran semilla en Francia porque se ha adaptado a ese entorno. En Italia, las condiciones son totalmente diferentes y los resultados fueron terribles”.

La cosecha de 2014 no fue mucho mejor; produjeron una cosecha tan robusta que “rompió las máquinas”. En 2016, la policía se presentó y cerró la plantación. La de 2017 fue la primera cosecha buena. También fue el año en que la empresa fue reconocida por un programa de aceleración de emprendedores llamado ERG Energy Regeneration Challenge, y le concedieron las herramientas para expandir su proyecto.

Gran Cáñamo, Grandes Retos, Grandes Metas

HempFlax ha logrado expandirse pasando de 140 hectáreas de cáñamo industrial en 1994 a 2500 hectáreas en 2017, con el objetivo de incorporar otras 1000 hectáreas más para 2020. Hasta el momento, Hesalis ha plantado 2 hectáreas de cáñamo industrial en diferentes zonas de la ciudad; ahora que han recibido las herramientas y la acreditación para expandirse, sus metas también se expanden.

“La parte más difícil es llegar a las zonas contaminadas donde el cultivo está prohibido, pero donde hace más falta. Queremos desarrollar un centro de agrotecnología de I+D en el centro de Italia porque ahora mismo no hay ninguna asociación de cáñamo, ni centros de producción o transformación de semillas”.

Petrucci también es consciente de los problemas socioeconómicos de Terni. “Aquí, el premio para todos los jóvenes es conseguir un trabajo en una de las grandes multinacionales porque es un cheque seguro para el resto de sus vidas, pero ¿qué tipo de vida?”

“Tenemos una industria pesada, altas tasas de desempleo y muchas personas enfermas en Terni y estos problemas no van a desaparecer a menos que hagamos cambios. Un centro de agrotecnología no solo ayudará a promover la conciencia ecológica, sino que también atraerá a jóvenes talentos al centro de Italia”.

Hesalis divide sus cultivos de cáñamo en Alimentos & Otras Cosas. Los cultivos alimenticios son orgánicos y las cosechas se utilizan para productos comestibles como aceite y harina. Los cultivos cosechados en áreas contaminadas se utilizan para productos de biomasa como ladrillos y papel.

El cáñamo industrial no solo elimina las toxinas del suelo – 1 hectárea de cáñamo industrial puede extraer hasta 18 kilos de hierro y plomo – sino que también revitaliza la zona, lo que significa que puede volver a usarse para cultivar más cultivos industriales. “El potencial de los productos de biomasa es ilimitado. En el futuro, podríamos suministrar papel higiénico a toda Italia, o suficientes ladrillos para construir 500 casas”.

De todos los desafíos a los que se ha enfrentado Hesalis, encontrar una variedad que se adaptase al clima y a las condiciones del suelo en Terni ha sido el más difícil. Debido a las regulaciones de la UE que estipulan que solo las semillas de cáñamo certificadas por el Catálogo de Semillas Europeo que tengan un contenido de tetrahidrocannabinol (o THC, el compuesto psicotrópico en cannabis) inferior al 0,2% pueden usarse en Europa, todos los agricultores europeos se ven obligados a cultivar con semillas del mismo banco de semillas.

“El problema es que una semilla de cáñamo que ha evolucionado para crecer bien en Hungría no va a crecer mucho en Italia, porque no está adaptada a nuestro terreno ni al sol. Para combatir de verdad los problemas de contaminación de Italia y promover estilos de vida saludables a base de cáñamo, necesitamos una planta que sea italiana”.

El problema se complica aún más con la ley de 2017, que legalizaba el cultivo y la venta de cultivos con un contenido de THC inferior al 0,6%, una situación singular de Italia. Desarrollar una variedad que sea perfecta para las condiciones de cultivo en Italia es otro de los objetivos de Petrucci.

Hesalis ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos con un objetivo de 1 millón de € con el fin de recaudar los fondos necesarios para ampliar el proyecto a la totalidad de Terni. También están trabajando con socios en la Toscana, Emilia Romaña, Lacio, Véneto, Apulia y Sicilia que planean reproducir el proyecto en esas regiones.

“El proyecto está diseñado para poder reproducirlo en cualquier lugar y reverdecer estas tierras baldías olvidadas, puede generar empleos e ingresos y mejorar la salud. No queremos darle atún a nadie, queremos enseñarles a pescar”, dice Petrucci.

Tanto Sensi Seeds como HempFlax le desean a Hesalis todo el éxito del mundo con este ambicioso y noble proyecto, y seguiremos informando a nuestros lectores sobre los nuevos avances que se produzcan. ¿Conoces otros proyectos de cáñamo que merezcan cierta atención en el blog? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

The post REVIRIDE: El Proyecto de Cáñamo Que Podría Salvar al Centro Industrial de Italia de la Contaminación appeared first on Sensi Seeds Blog.

Artículo original en sensiseeds.com: REVIRIDE: El Proyecto de Cáñamo Que Podría Salvar al Centro Industrial de Italia de la Contaminación

..


11/05/2018 - 08:05:00
info
Total páginas / idioma:   38'445 / 3'153
En el archivo :   46'558
Páginas últimas 24 horas:   59
Páginas de este mes:   633
Vistas:   14'833'4023'197'196
Vistas en el archivo:   14'791'909

©2018 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad