Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
Tipos de sustratos para el cultivo de marihuana
Autor: Edu  23/02/2018 - 09:51:00

Sustratos para el cultivo de marihuana

Las plantas de marihuana tienen una gran capacidad adaptativa al medio donde se encuentren, esto supone una gran ventaja para su cultivador ya que le permite seleccionar un tipo de sustrato para cannabis u otro en función de sus necesidades.

En el mercado existen diferentes tipos de sustrato que el cannabis reconoce perfectamente como medio de vida y se adapta sin muchos problemas para desarrollarse como planta de marihuana.

Marihuana y sustratos

En este post os mostraremos los diferentes sustratos y las variantes de cada uno de ellos, destacando los abonos que hay que usar y las peculiaridades de cada tipo de cultivo para que podáis escoger el que más os guste, ya sea por facilidad, producción, calidad, o simplemente porque se quiere innovar o probar nuevas técnicas de cultivo.

La tierra como sustrato para cannabis

La tierra es el sustrato universal usado para todo vegetal, pues desde la invención de la agricultura es por excelencia el sustrato de cultivo más usado. La tierra es una composición de diferentes tipos sustratos que en conjunto llamamos tierra. La tierra que podemos encontrar en el campo puede ser muy adecuada para cultivar ciertos tipos de planta pero no para otros. De modo que no todas las tierras son adecuadas para el cultivo de cannabis sino que ésta debe tener un tipo de estructura, composición y características adecuadas para este uso.

Hay unas características que hay que destacar y que la tierra debe tener para que la planta de cannabis se desarrolle sin problemas y de un modo óptimo. En caso de no ser así, lo que ocurre es que la planta no crece como debe, no absorbe todos los nutrientes que necesita y el cultivo de marihuana se convierte en una pregunta continua…¿qué le pasa a mi planta?

Sustrato tierra para cannabis

La tierra no debe estar apelmazada ni compactada ya que las raíces no podrán atravesar el sustrato y expandirse como quieren, de modo que evitaremos usar arcilla para crear nuestro sustrato de cultivo. El motivo es que la arcilla es muy impermeable y no deja pasar el agua, constriñendo las raíces y provocando una lucha continua entre planta y sustrato. En caso de usar estos sustratos, las plantas también pueden sufrir con mayor facilidad una podredumbre radicular, que las puede afectar hasta el punto de matarlas en pocos días por la falta de oxigenación.

Es importante tener en cuenta la oxigenación de las raíces pues cuanto mayor esponjosidad tenga el sustrato más facilidad tiene la planta para poder desarrollarse y expandir su sistema radicular sin problemas. En este caso existen varios sustratos que pueden ayudar a oxigenar una tierra de calidad, que en muchas casiones, y por si sola y riego tras riego, acaba apelmazándose. Se puede usar coco, vermiculita, perlita, rocas de lava volcánica u otros elementos parecidos que no afecten el PH ni la Ec del sustrato, lo que podría provocar incompatibilidades entre las condiciones del sustrato y las necesidades de la planta.

La gran mayoría de sustratos específicos para el cultivo de cannabis contienen en mayor o menor medida una mezcla de turbas rubia y negra, turba fibrosa, corteza de árbol, fibra de coco, perlita, humus de lombriz entre otros. Cada marca de tierra para cannabis tiene su propia formulación aunque cabe decir que todas van bien para el cultivo de cannabis.

Marihuana en sustrato tierra en cultivo de interior

Para el cultivo de interior y en maceta podemos recomendar unas medidas de maceta según el número de plantas a cultivar por m2. En el caso de querer poner pocas plantas – 4 por ejemplo, para realizar un topping y usar la técnica de cultivo en SCROG para tener muchos cogollos con pocas plantas – se recomienda usar una maceta final de entre 15 y 20L de capacidad.

En el caso de ir aumentado el número de plantas por m2, podemos ir progresivamente reduciendo la capacidad de la maceta o sea, usar macetas más pequeñas. En este caso por ejemplo, usando unas 12 plantas por m2 se pueden usar macetas de 10 o 11L de capacidad ya sea para un cultivo convencional o un SCROG.

Resumen de número de plantas y capacidad de la maceta por m2

  • 4 plantas por m2 usar maceta final de 20L
  • 12 plantas por m2 usar maceta final de 10 o 11L
  • 16 plantas por m2 usar maceta final de 7L
  • 20 plantas por m2 usar maceta final de 3.5L

La tierra no es inerte ya que contiene nutrientes. Los niveles de nutrientes pueden ser bajos, medios o altos y estos nutrientes pueden presentarse en un formato de lenta, media o rápida asimilación. Es cierto que, generalmente, los sustratos para cannabis suelen tener o unos niveles bajos o medios de nutrientes; se suelen conocer como tierra light mix los que tienen pocos nutrientes o all mix en caso de tener unos niveles de nutrientes medios. Lo que sí que es más común en todas las tierras de calidad es que los nutrientes estén presentes en formato orgánico para que éstos sean de lenta liberación y no “quemen” las plantas por sobrefertilización cuando son pequeñas.

En caso de querer usar lo que se conoce en inglés como un Super Soil (super sustrato), deberemos ser nosotros quiénes acabemos de aportar los nutrientes que faltan al sustrato para evitar tener que añadir abonos líquios para marihuana durante el resto del cultivo y tener unos resultados de máxima calidad.

Si queréis realizar un super soil de calidad, hemos diseñado un kit de abonos para mezclar en tierra para aquellos cultivadores que como bien hemos comentado no quieran estar muy pendientes de la alimentación de la planta a través del riego.

Enorme planta de marihuana cultivada en exterior y sustrato tierra

Este kit de abonos para mezclar en tierra es el Kit Bio enriquecedor de tierras, que puede complementarse con una aportación extra de microvida para que la planta pueda absorber estos abonos de un modo más rápido, lo que se traduce en un mayor vigor vegetativo en todas sus fases, obteniendo un mayor crecimiento y floración con el mismo tiempo de cultivo. En este caso podemos recomendar fervientemente el Og Tea Microvial Inoculant, que aparte de requerir poca cantidad por su alta concentración es también fácil de conservar para usarlo en todos los cultivos.

También se pueden usar abonos minerales en tierra sin problema, de manera que la alimentación es más rápida que con el formato orgánico; de este modo, las plantas crecen y florecen más abundantemente, aunque es cierto que el sabor va un poco en detrimento en comparación al de un cultivo 100% orgánico. También es cierto que es más sencillo mejorar la producción con abonos minerales que con los abonos orgánicos. Si usamos abonos orgánicos hay que procurar usar mucha microvida para que la planta asimile más eficiente y rápidamente los nutrientes.

Sustratos para cultivos hidropónicos

El cultivo hidropónico es muy conocido a día de hoy, siendo muchas veces practicado por cultivadores que ya dominan el cultivo en tierra y que tienen unas nociones mínimas de lo que es el PH y la Ec. No es que se tenga que ser un gran especialista en el cultivo ni mucho menos, pero sí que hay que tener en cuenta unos parámetros que con el cultivo orgánico no hace falta controlar con tanto detalle.

Hay diferentes sustratos para el cultivo hidropónico; hablaremos a continuación de los más comunes y usados para sacar grandes y copiosas cosechas en poco tiempo y con el mínimo esfuerzo.

Cultivo de marihuana en coco

Una característica común entre los diferentes sustratos hidropónicos es que todos son inertes, eso quiere decir que no contienen nutrientes que la planta pueda aprovechar. Así, éstos se tendrán que añadir en todos los riegos y en las cantidades adecuadas según la etapa de vida de la planta. También hay que destacar la importancia del en estos tipos de cultivo, pues será la llave de paso que hará que las raíces de la planta puedan absorber correctamente los macro y micro elementos. Si el pH no está adecuado según las necesidades de la planta, por muchos abonos que se usen estos no se aprovecharán bien y las plantas tendrán carencias y problemas durante el cultivo.

Diferentes sistemas de cultivo hidropónicos:

Veamos ahora los difefentes sustratos para el cultivo hidropónico:

Fibra de coco para el cultivo de cannabis

El sustrato coco es el medio para cultivar marihuana en hidroponía que más se parece a la tierra y que más margen de error da al cultivador. Su composición es a base de fibras de coco tratado de diferentes tamaños o granulometrías. A mayor granulometría menor retención de agua, con lo que seca antes y se puede regar más veces al día, consiguiendo una mejor alimentación de las plantas de cannabis.

En este caso se pueden usar abonos minerales como los de la gama Metrop (que es lo más común para el coco), aunque también se pueden hacer cultivos orgánicos ayudados de la microvida para descomponer el alimento y que éste sea de más rápida asimilación por parte de las raíces. Para esto se pueden usar trichodermas, endomicorizas, o un compuesto/mezcla de varios de estos microorganismos, como el ya comentado OG Tea inoculant.

Cultivo en coco de marihuana Bubblegum

El coco presenta varias ventajas frente a la tierra, como por ejemplo la cantidad de sustrato a usar para el cultivo con las mismas plantas por m2. Cuando en tierra se requiere una maceta de 7 litros, en coco basta con sólo 2L de sustrato, de modo que hay un ahorro importante en la cantidad de sustrato a usar.

El motivo es que el sistema radicular que crea la planta en una maceta con coco es mucho mayor que cuando se usa sólo tierra. La porosidad del coco hace que las raíces puedan de este modo atravesar mejor las fibras y realizar una mayor colonización del sustrato.

El hecho de que en coco las plantas requieran menor cantidad de sustrato también significa que requieren de más riegos que en tierra. Básicamente, en tierra podemos realizar un riego a mano sin problema unas 3 veces por semana, mientras que en coco se requiere de un riego más frecuente pero de menos cantidad, de manera que se mantenga una ratio humedad/sequedad en el que las plantas nunca se sequen ni queden regadas en exceso. Esto último es crucial para evitar que aparezcan hongos patógenos como el phytium o el fusarium, muy dañinos para las plantas en general y también para el cannabis.

Relación maceta coco vs tierra:

  • Maceta de 1.65 coco = 3.25L tierra
  • Maceta de 3.25 coco = 7L tierra
  • Maceta de 5L coco = 11 a 15L tierra
  • Maceta de 7L coco = 15 a 20L tierra
  • Maceta de 10L coco = 25L tierra

Otra de las diferencias a nivel de cultivo que hay que tener en cuenta es que el pH y la EC o electroconductividad deben estar bien controlados. La EC es la cantidad de nutrientes disueltos en agua y que se mide a través de la conductividad de las sales que hay disueltas. Así, no es lo mismo usar abonos orgánicos o minerales con los sistemas hidropónicos, ya que con el abono mineral siempre conduce mejor la electricidad que el fertilizante en formato orgánico.

Cogollos al final de floración con sustrato coco

A través de la experiencia se pueden crear tablas de EC con abonos orgánicos, aunque no sean los mismos niveles de Ec que con el abono mineral. Hoy en día es muy fácil encontrar una tabla de nutrición según tipología de planta (indica, sativa o híbrido) para aplicar a lo largo del cultivo y que este sea correcto aun no teniendo experiencia previa. Es por este motivo que muchas veces se cree que los sistemas de hidroponía sólo son para cultivadores avanzados, pero la verdad es que con el primer cultivo se pueden obtener unas muy buenas producciones sin carencias. Eso sí, será necesario tener todo el instrumental necesario para poder seguir las tablas, como medidores de EC y PH.

Sustrato de Arlita para el cultivo de marihuana

El sustrato de Arlita para el cultivo hidropónico es de los sustratos más conocidos del sector, dado que muchos de los sistemas de cultivo hidropónicos lo usan como medio. Veamos con más detalle cómo funciona la arlita.

La arlita o arcilla expandida son unas pequeñas bolas cerámicas del tamaño de las canicas, aunque las puede haber de más grandes o más pequeñas según necesidad. Una de las ventajas a tener en cuenta es que se pueden usar sin problemas para los diferentes sistemas de recirculación en los que en vez de cambiar la solución nutriente (agua + abonos) se hace un mantenimiento del depósito controlando cada pocos días la EC y el PH de la solución nutriente.

Cultivo de marihuana con sustrato de arlita

Una de las grandes ventajas de la arlita, a parte de ser un sustrato ideal para la recirculación, es que mantiene un alto grado de oxigenación del sistema radicular, de modo que se puede realizar un riego más continuado haciendo que la planta pueda alimentarse cada muy poco y de manera continuada. De esta manera se consigue un sistema radicular exuberante y por lo tanto un crecimiento muy rápido de las plantas, así como una floración explosiva.

El espacio que queda entre cada bola de arlita hace que la humedad no se quede estancada durante mucho tiempo, de modo que requiere de una mayor  frecuencia  de riego. Hay que tener en cuenta que también puede acarrear consecuencias nefastas si se deja de regar durante más de 24 horas, pues las raíces pueden secarse y las plantas morir en poco tiempo.

Es por este motivo que se recomienda tener siempre una bomba de agua de soporte por si algún día la que se está usando se rompe; de este modo podemos sustituirla antes de que las plantas lo noten. Si solo ocurre un día no hay problema, pero si el problema con la bomba se alarga un par de ellos podemos empezar a preocuparnos por las plantas. En este caso, es mejor regar a mano por encima mientras no cambiemos la bomba, pues siempre es mejor perder un rato regando a mano que no echar a perder las plantas en pocos días. Recordamos que las plantas de cannabis se adaptan bien a los cambios si estos no son muy drásticos.

Limpiando arlita para el cultivo de marihuana hidroponico

Cabe destacar que la arlita requiere de una puesta a punto previo uso. Al ser un producto industrial que se usa para la construcción como aislante, entre otros, hay que lavar la arlita para quitar los residuos sobrantes, ya que estos pueden interferir en los niveles de EC y pH. Esto hace que el cultivo se vuelva una locura, con subidas y bajadas de pH así como de EC.

Para evitar esto hay que realizar una buena limpieza, es decir, bañar la arlita en cubos o en una bañera hasta que no salga ningún tipo de residuo. Una vez limpia, hay que estabilizar su PH a 5.5 para poder empezar el cultivo bien desde un inicio.

Para estabilizar el pH basta con usar un reductor de pH en la bañera o cubo con la arlita dentro y dejarla 24h. Quitamos el agua tras este tiempo y repetimos el proceso otra vez hasta que el pH de ésta se estabilice. La segunda vez no hace falta estar 24h con el pH estable, bastará con unas pocas horas siempre y cuando comprobemos que el pH está en su punto. Para ello, llenamos la bañera de agua, estabilizamos el pH a 5.5 y dejamos una hora o dos (no más ya que el pH también varía según pasan las horas por si solo) la arlita dentro. Medimos tras este tiempo el pH del agua; si éste se mantiene sin alterarse podemos empezar con el cultivo. En caso contrario, habrá que seguir estabilizando la arlita hasta conseguir que el valor de pH quede estable.

La lana de roca como sustrato para marihuana

La lana de roca para el cultivo de marihuana es otro de los sustratos por excelencia en el cultivo hidropónico, pues es sencillo de manipular, limpio y no mancha. La lana de roca también requiere de estabilizar el pH, por lo que haremos como con la arlita: bañera llena a pH 5.5 y hasta que el drenaje del medio no tenga el pH requerido no nos daremos por satisfechos.

Una vez estabilizado, empezamos con el cultivo. Al inicio se deben usar los cubos pequeños de lana de roca, como si de pequeñas macetas se tratara, y luego una vez el sistema radicular se ha establecido correctamente podemos proceder a su trasplante al slab de lana de roca.

Cultivo con slab de lana de roca

El slab suele presentarse como una tira alargada de 1m, 15 cm de ancho x 7,50 cm alto. Este sistema presenta ventajas e inconvenientes, como por ejemplo: no requerimos de maceta ya que el slab actúa como tal, pero a su vez las plantas son inamovibles y no se pueden separar unas de otras.  Aquellos cultivadores a los que les gusta sacar las plantas del recinto o armario de cultivo para cannabis (ya sea para hacer fotos, mirárselas bien o podar con tranquilidad) no van a encontrar práctico el sistema de slabs.

Por cada slab se pueden poner de 4 a 5 plantas o esquejes con un total de 20 a 30 plantas por m2. Siendo así, suele ser muy popular para el cultivo SOG, en el que ponemos muchas plantas para obtener una cosecha de mono cogollos o One Bud.

Hay una variante que en este caso resulta una buena alterntiva, el mapito: básicamente, se trata de lana de roca desmenuzada en pequeños trozos o copos con los que llenaremos las macetas para poder, ahora sí, mover las plantas a nuestro antojo y realizar un cultivo convencional con ellas como si de tierra o coco se tratara.

Marihuana cultivada en lana de roca

Este sustrato no es reutilizable, de modo que hay que deshacerse de él una vez acabado el cultivo. Lo mejor es tirarlo al vertedero para que lo traten debidamente, pues el cultivo de cannabis no tiene por qué estar reñido con el cuidado del medio ambiente.

La perlita como sustrato para marihuana

La perlita es un mineral – sílice – y tiene la misma peculiaridad de la arlita: no absorbe agua sino que la sustenta en su superfície para que las raíces la puedan absorber sin problema. No suele usarse mucho por sí sola, pero sí mezclada con otros sustratos como la tierra o el coco para mejorar su esponjosidad, drenaje o para hacer como capa superior para evitar que la humedad se evapore demasiado rápidamente ,por ejemplo en los cultivos de exterior en pleno verano.

En cuanto a la estabilización del pH, en este caso habrá que tener en cuenta el tipo de uso que se le vaya a dar. Si se usa mezclada en tierra no hace falta nada más que su mezcla directa, ya que dispone de un pH de 7.0 o neutro, ideal para no hacer variar el pH del medio de cultivo.

Perlita para mezclar en tierra o como único sustrato para marihuana

Por contra, y en caso de querer usarlo por sí solo, al tener un pH de 7.0 deberíamos rebajarlo un poco. Igual que sucede con la arlita, esto no será tarea fácil, aunque tampoco imposible! No obstante, y como decimos, hay que estabilizarlo bien antes de ser usado, lo que hace que muchos cultivadores lo usen para oxigenar el sustrato y mejorar el drenaje y no como medio de cultivo en sí.

Sin sustrato, cultivos aeropónicos

En este caso, el sustrato no existe ya que  no se requiere de él los cultivos aeropónicos. Una parte de las raíces se sustenta en el aire, y el resto suele reposar encima del sistema de cultivo que se requiere para la aeroponía.

En los sistemas aeropónicos las raíces se alimentan de pequeñas partículas de agua o de una película fina de agua que corre por debajo de sus raíces, como en el caso de los sistemas NFT.

Raíces de marihuana en sistemas de cultivo aeropónico

En este caso, el sistema radicular tiene un desarrollo sin igual dado que las raíces no tienen ningún tipo de impedimento para crecer, cosa que hacen a un gran ritmo. En pocos días se puede conseguir un manto de raíces impresionante comparándolo con otros sustratos donde no ocurre lo mismo.

Las ventajas de este sistema, como no tener que cargar con sustrato, la gran explosión radicular, un crecimiento muy vigoroso de la planta y una exuberante floración, se contraponen a que en caso de tener un fallo con la bomba de riego la planta puede sufrir mucho en muy poco tiempo, apenas unas horas.

Al no tener ningún tipo de material donde retener la humedad, en caso de fallo en el riego la humedad residual que queda se evapora muy rápidamente, y las raíces pueden sufrir una deshidratación de la que pueden no recuperarse. Es por este motivo que en estos sistemas de cultivo sin sustrato es más que importante tener una bomba de agua de repuesto por si la de serie se estropea.

Hay que destacar que en estos casos también es imprescindible el uso de medidores para poder controlar a rajatabla el pH y la EC. Muchos de los cultivadores incluso usan bombas de control de PH que mantienen un PH estable en cada riego, ya que es completamente necesario que esté siempre dentro del rango óptimo para que la planta pueda absorber todos los nutrientes que requiere.

Hemos intentado tratar de explicar de un modo sencillo y más o menos rápido las ventajas e inconvenientes de los diferentes sustratos, aunque cabe decir que todos son adecuados según las necesidades del cultivador. Sea el que sea el que elijáis, seguro que teniendo en cuenta lo que hemos comentado podréis cosechar con éxito vuestras plantas.

Felices cultivos!

La entrada Tipos de sustratos para el cultivo de marihuana aparece primero en Blog del Grow Shop Alchimia.

Artículo original en alchimiaweb.com: Tipos de sustratos para el cultivo de marihuana

..


info
Total páginas / idioma:   37'284 / 3'064
En el archivo :   46'558
Páginas últimas 24 horas:   14
Páginas de este mes:   419
Vistas:   13'428'2792'609'842
Vistas en el archivo:   14'028'880

©2018 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad