Hempyreum.org
Local Time
English (UK) Deutsch (DE) Français (FR) Español (ES) Italian (IT)
Descarboxilación del THC y CBD: así se activa el cannabis
Autor: Olivier  12/02/2018 - 13:18:00

Como el camino más corto para llegar al corazón de alguien pasa por el estómago, no es de extrañar que cocinar y hornear con cannabis sea cada vez más popular. Para disfrutar de sus efectos farmacológicos, hay que descarboxilar el THC y el CBD. Dicho de otro modo: ¡sin calor, no hay colocón!

Descarboxilación es una palabra horrorosa. A muchos de nosotros nos recuerda a aquellas terribles clases de química en el colegio. Pero cualquiera que esté interesado en cocinar y hornear con cannabis tiene que saber de qué se trata la descarboxilación.

Empecemos por el principio: el cannabis se compone de cientos de cannabinoides. Los más conocidos, el THC y el CBD están presentes en la planta en forma de lo que se conoce como ácidos carboxílicos. Por eso, en esta forma también se les denomina THC-A y CBD-A (‘A’ significa ácido).

Cuando calientas estas sustancias, el ácido libera una molécula de dióxido de carbono en un proceso conocido como activación o descarboxilación. De hecho, este es el proceso natural de descomposición, y la aplicación de calor sirve sencillamente para acelerarlo.

¿Por qué tienes que descarboxilar tu cannabis? Lisa y llanamente porque esta es la única manera de conseguir sus efectos farmacológicos o curativos.

¡Así se descarboxila correctamente!

La regla básica es: cuanto más alta sea la temperatura, más rápido se activarán los cannabinoides. Cuando fumas un porro, estás descarboxilando el cannabis mientras te lo fumas. Incluso cuando el cannabis se cuece al vapor usando un vaporizador, solo hacen falta unos pocos segundos para convertir el THC-A en THC. Por cierto, el cannabis vaporizado que queda en el vaporizador está completamente activado, por lo general sigue siendo muy potente y se puede comer directamente.

Cuando se descarboxila, el cannabis no debe calentarse durante mucho tiempo, ya que esto puede crear productos inactivos de descomposición. Sobre todo, tienes que evitar la oxidación del THC en CBN (cannabinol).

En una patente propiedad de la compañía británica GW Pharmaceuticals, se definen las condiciones perfectas para la descarboxilación: implica temperaturas bajas y un período, relativamente largo, de calentamiento. Este proceso garantiza que el 95% de los cannabinoides se conviertan en su forma fenólica sin que se creen muchos productos de descomposición. Otro beneficio: los terpenos aromáticos permanecen intactos. Los terpenos son responsables del aroma, del sabor y, por último, pero no menos importante, del efecto del cannabis.

La descarboxilación debe llevarse a cabo preferiblemente en dos pasos: Primero calienta el cannabis brevemente, para que se evapore la humedad restante. Luego calienta el material vegetal dos veces durante períodos más largos. Los mejores resultados implican 15 minutos a una temperatura de 105°C y luego de 60 a 120 minutos a 100 a 110°C.

Si estás utilizando una variedad de marihuana que tiene un contenido muy alto de CBD, (definida >90% CBD como un porcentaje del contenido de cannabinoides total), entonces la segunda fase tiene que ser de 60 minutos a 120°C.

¿Té, mantequilla o galletas? Todo depende del producto final

Ten en cuenta que las instrucciones anteriores se basan en condiciones ideales creadas en un laboratorio. Si leer esto ha disminuido tu entusiasmo por la cocina, me gustaría amortiguar el golpe. No tienes que ajustarte a temperaturas y tiempos exactos. Dependiendo de para qué vayas a utilizar el material vegetal activado, solo hay métodos buenos, y menos buenos, de preparación.

Supongamos que quieres hacer un poco de té de marihuana. Si viertes agua hirviendo sobre los cogollos y lo dejas reposar todo de 5 a 10 minutos, entonces, los cannabinoides no se activarán del todo. El material vegetal debe calentarse a 100°C durante al menos 1 hora.

Una práctica común es calentar el material en un frasco de encurtidos cerrado durante una hora al baño maría. El resultado: ¡Cannabis con mucho sabor y efectos fuertes!

Es todavía más sencillo si lo que quieres es en el horno galletas o pasteles ricos. La mayoría de las recetas para hornear dan resultados casi perfectos. Evita las temperaturas superiores a 155°C, porque el THC comienza a evaporarse.

Para hacer mantequilla de cannabis, el mejor método es un tarro al baño maría. Después, cuece el material vegetal activado con mantequilla y agua durante por lo menos una hora, cuélalo para eliminar los restos de los cogollos y de las hojas, y déjalo enfriar. La mantequilla de cannabis se puede extraer de la parte superior del líquido enfriado. Una vez congelada, la mantequilla se puede guardar durante mucho tiempo.

Y un consejo final: para conseguir los mejores resultados, debes triturar o moler el material vegetal antes de activarlo.

The post Descarboxilación del THC y CBD: así se activa el cannabis appeared first on Sensi Seeds Blog.

Artículo original en sensiseeds.com: Descarboxilación del THC y CBD: así se activa el cannabis

..

©2018 - Hempyreum.org - Agregador de noticias sobre el Cáñamo y el Cannabis [Beta] | Todos los derechos y la propiedad de los contenidos pertenecen a sus respectivos propietarios

Publicidad